Top

Historia

La Orden del Toisón de Oro: del vellocino de oro de Jasón al collar perdido en Moscú

La orden fue creada en 1429 por Felipe el Bueno y terminó en la rama española de los Habsburgo

Con la Guerra de Sucesión se escindió en dos líneas: la española y la austríaca

AnteriorSiguiente
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
  5. 5
  6. 6
Navegue usando los números

Origen de la orden más prestigiosa y exclusiva

Felipe V impone el Toisón de Oro al Duque de Berwick- WIKIPEDIA
CÉSAR CERVERA Madrid - Actualizado: Guardado en: Historia

La Insigne Orden del Toisón de Oro fue creada en 1429 por Felipe el Bueno, Duque de Borgoña, para conmemorar el matrimonio de este noble con la princesa portuguesa Isabel de Avis, hija del Rey de Portugal. Los miembros designados para integrar la Orden del Toisón eran elegidos entre aquellos monarcas y nobles europeos que se hubieran distinguido en la lucha contra el poder otomano y la liberación de los Santos Lugares. No obstante, el Duque de Borgoña, que era Soberano Gran Maestre, se encargaba directamente de seleccionar a los caballeros.

A través del matrimonio de la Casa de Borgoña con los Habsburgo, la soberanía de la orden pasó al Emperador Maximiliano de Austria y posteriormente a su nieto Carlos I de España. Desde entonces, los Reyes de España son los Soberanos y Grandes Maestres de la Orden.

El vellocino de oro de Jasón

Imagen de un collar de la Orden del Toisón de Oro- ABC
CÉSAR CERVERA Madrid - Actualizado: Guardado en: Historia

Un carnero dorado –un animal muy vinculado a la ciudad que vio nacer a la orden, Brujas– se sitúa en la parte inferior del collar que reciben todos los caballeros. Con la elección del carnero, el Duque de Borgoña quiso hacer referencia al vellocino de oro de la leyenda de Jasón en la nave Argo. Según la leyenda, Jasón debe dirigirse a la Cólquida, actual Georgia, donde los tracios tienden pieles de oveja en los ríos auríferos para recubrirlas de escamas de oro y luego las dejaban en un árbol para que se se secaran. Jasón debía rescatar el vellocino de oro de un ciprés para devolverlo a la Hélade y ocupar con justicia el trono de Yolcos.

Por su parte, los eslabones del collar del Gran Maestre tienen la letra B, en referencia a Borgoña. Entre los eslabones está la llama, símbolo de Prometeo, garante último del vellocino, pero también el símbolo que aparece en la divisa del Duque rotulada con el lema: «Ante ferit quam flamma micet» («Hiere antes de que se vea la llama»).

¿Quién forma parte de la orden?

Nicolás Sarkozy recibió la orden siendo presidente de Francia- ABC
CÉSAR CERVERA Madrid - Actualizado: Guardado en: Historia

Siguiendo el modelo de otras órdenes, el número de caballeros estaba restringido en su origen a 24 miembros; a 30, en 1433; y a 51 en 1516. Con la llegada de la Reforma Protestante, el número de caballeros descendió momentáneamente al retirar la distinción a los que no eran católicos.

Durante la historia de la orden se han otorgado más de 1.200 collares entre los grandes nobles de Europa. En el reinado de Don Juan Carlos, fueron entregados 24 collares, entre ellos a Torcuato Fernández-Miranda, al escritor José María Pemán, al Emperador Akihito del Japón, al Rey Hussein de Jordania, a la Reina Isabel de Inglaterra, a Adolfo Suárez, a Javier Solana o Nicolas Sarkozy, siendo presidente de Francia.

Un Toisón de Oro se perdió cuando volvía de Japón

El emperador Akihito, en una recepción en Zarzuela en 1994- ABC
CÉSAR CERVERA Madrid - Actualizado: Guardado en: Historia

Muchos collares del Toisón han desaparecido a lo largo de la historia. El último se perdió en 1994 con el equipaje del Emperador Akihito de Japón. El monarca japonés había viajado a España en visita oficial y debía asistir a una cena de gala en el Palacio Real, donde tenía previsto lucir el Collar del Toisón. Al darse cuenta de que se había olvidado la distinción en Japón, unos funcionarios de la Casa Imperial prepararon un vuelo para traerlo de urgencia. Sin embargo, el avión de la compañía Iberia tuvo que hacer escala en Moscú, donde cambió de tripulación. Olvidado por la empresa, el Toisón nunca llegó a Madrid.

Para remediar el disgusto del Emperador, los Reyes de España realizaron un viaje oficial a Japón en 1998 y llevaron a Akihito un segundo Toisón. Curiosamente, el padre del Emperador, Hirohito, también necesitó dos toisones, puesto que el primero, concedido por Alfonso XIII, desapareció durante la II Guerra Mundial.

La escisión austríaca del Toisón de Oro

Felipe de Borbón- WIKIMEDIA
CÉSAR CERVERA Madrid - Actualizado: Guardado en: Historia

Con la Guerra de Sucesión, la Orden quedó dividida. Tanto Felipe V de Borbón como el Archiduque Carlos de Austria se coronaron Reyes de España, atribuyéndose a sí mismo la dignidad de Gran Maestre de la Orden. Y aunque el Tratado de Utrecht de 1713 reconoció a Felipe de Borbón como Gran Maestre de la orden, Carlos de Austria se pondrá a otorgar toisones por su cuenta a partir de 1711. De esta forma nació la rama austríaca de la orden, separada de la española.

Tras la desaparición del Imperio austrohúngaro, el Rey Alfonso XIII de España tomó posesión de las propiedades de la orden en nombre del destronado emperador Carlos I de Austria y IV de Hungría. No obstante, sería durante poco tiempo. En 1957, el Gobierno de la República de Austria retomó la personalidad jurídica de la Orden en Austria, asignando la dignidad de gran maestre al archiduque Otto, cabeza de la antigua Casa Imperial.

No en vano, las relaciones entre los jefes de ambas ramas son muy buenas en la actualidad y muchos caballeros han llegado a ostentar tanto el collar español como el austríaco, como es el caso del Rey Alberto II de Bélgica.

Hay 60 collares y se devuelven al fallecimiento

El Rey, con Adolfo Suárez Illana-
CÉSAR CERVERA Madrid - Actualizado: Guardado en: Historia

Cada Collar del Toisón está numerado y oficialmente hay 60, aunque a lo largo de la historia algunos han desaparecido. No es hereditario ni transmisible, por lo que cada joya debe ser devuelta cuando fallezca su titular, como es el caso de Adolfo Súarez, muerto el pasado 23 de marzo. Con él, son seis las personalidades a las que Don Juan Carlos ha concedido el Toisón que ya no están con vida.

En julio de 2008, el Rey Juan Carlos y la Reina Sofía hicieron entrega de la joya al propio Adolfo Suárez durante una visita privada en el domicilio del expresidente, en aquel momento ya aquejado de alzheimer.

AnteriorSiguienteToda la actualidad en portada

comentarios