Historia

La colonia perdida que los soldados españoles fundaron en Taiwán: una «Nueva York» del siglo XVII

Un estudio arqueológico en las ruínas de San Salvador de Isla Hermosa determina que dicha ciudad -fundada por los españoles en 1626- fue un primer núcleo de globalización en la historia.

Buques del S XVII
Buques del S XVII - ABC
ABC HISTORIA/ AGENCIAS Madrid - Actualizado: Guardado en: Historia

Corría 1626 cuando el gobernador de Filipinas, Fernando de Silva, decidió mandar a uno de sus hombres de confianza, el Sargento Mayor Antonio Carreño de Valdés, a Isla Hermosa (ubicada en la actual Taiwán).

Según los escritos, le envió junto a una expedición formada por dos buques y unos cuantos soldados españoles. Su objetivo era evitar que los hoy holandeses (asentados al sur de aquel trozo de tierra) les torpedearan el comercio en la apreciada Manila. Además, por supuesto, de ganar un mayor dominio sobre la zona y evitar los ataques de los molestos piratas.

El 11 de mayo, la expedición llegó al norte de la isla y, pocas horas después, entró viento en popa y a toda vela en su destino. Cinco jornadas después, los españoles posesión de la zona. Y lo hicieron de forma oficial mediante el siguiente texto: «En el [recién fundado] puerto de Santísima Trinidad, y fuera de San Salvador de Isla Hermosa, a 16 días del mes de mayo de 1626, el capitán y sargento mayor, Antonio Carreño de Valdés, como superior, lugar y teniente del Goebrnador y Capitán General en ella, dijo que, por cuanto en virtud de la orden que viene del señor don Fernando de Silva, […] había comenzado a fortificarse y, en nombre de su Majestad, adquirir y tomar posesión de estas islas».

Así comenzó una época de bonanza en aquella colonia que, para desgracia española, acabó en 1642, cuando una flota holandesa conquistó la ciudad, tomó sus fuertes, y mandó a los españoles a freír lo que tuvieran que freír de vuelta. Fueron apenas 8 años de estancia. Sin embargo, un estudio arqueológico en las ruinas de esta isla acaba de desvelar que esta colonia fue el primer «núcleo de globalización de la historia». Es decir, la «Nueva York» (haciendo un curioso paralelismo) de la época.

La investigación, concretamente, ha sido dirigida por María Cruz Berrocal, asociada al Departamento de Historia y Sociología de la Universidad de Constanza. Una experta que está comenzando a llenar un vacío de información relacionada con este asentamiento.

Y es que, en el pasado los investigadores han prestado poca atención a la colonización europea de Asia Pacífico a partir del siglo XVI. Ahora, sin embargo, sus excavaciones arqueológicas en un asentamiento al norte de Taiwán han traído una nueva perspectiva que afirma, a día de hoy, que la pequeña colonia española fue un primer lugar globalizado.

La investigación

El foco de su investigación es un asentamiento en la pequeña isla de Heping Dao, que pertenece a la ciudad de Keelung (en el norte de Taiwán). Las excavaciones, realizadas en este sitio desde 2011, han recuperado importantes artefactos arqueológicos que desvelan que la región jugó un papel importante para Taiwan y también fue influyente durante la era de la colonización europea.

«Taiwan fue una coyuntura para las relaciones comerciales en la región del Pacífico y un centro de interacción extensa»
Las excavaciones del grupo de investigación internacional de María Cruz Berrocal han desvelado, además, que la influencia europea en la zona fue mucho mayor de lo esperado. Ejemplo de ello es que los arqueólogos han descubierto los cimientos de una iglesia o convento cristiano y su cementerio asociado. «Nuestros hallazgos demuestran que esta colonia no desempeñó un papel marginal: Taiwan fue una coyuntura para las relaciones comerciales en la región del Pacífico y por lo tanto un centro de interacción extensa», explica María Cruz Berrocal.

Las excavaciones, con la más reciente de septiembre a noviembre de 2016, han descubierto hasta ahora seis entierros y otros restos humanos dislocados cerca de la iglesia.

En noviembre de 2016, los arqueólogos desenterraron un esqueleto de una persona fallecida que fue inhumada con las manos dobladas en oración. «Estos son los primeros enterramientos europeos de este período descubiertos en toda la región de Asia y el Pacífico y contienen los primeros restos humanos documentados. El cementerio colonial que desenterramos es también el más antiguo de la región», ha añadido la experta.

Los hallazgos iniciales indican que los restos humanos pertenecen a personas procedentes de Europa, Asia y -posiblemente- África. «Los resultados demuestran que estamos tratando con un centro de globalización temprana. La construcción de estilo español de la iglesia ilustra que esta colonia era tan importante para la Corona española como otras colonias establecidas en otros lugares, como en las Américas, por ejemplo. Su intento de ganar un punto de apoyo a largo plazo en la región del Pacífico fue en última instancia frustrado, por lo que los historiadores desde entonces han asumido que Taiwán sólo desempeñó un papel marginal, pero no es así», ha concluído María Cruz Berrocal.

Toda la actualidad en portada

comentarios