ABC desvela en vídeo el truco que hizo de Houdini el mago más grande de todos los tiempos

Desde este jueve, el ilusionista se ha afincado en Madrid de manos de la Fundación Telefónica en la exposición «Hudini. Las leyes del asombro»

Actualizado:

Como si de un verdadero espectáculo de principios del XX se tratase. Al grito de «¡Damas y caballeros!» (y «¡Ladys and gentlemans!», para los más internacionales). Así se inauguró el jueves la exposición «Houdini, las leyes del asombro» (organizada por la Fundación Telefónica). Y es que, la exhibición decidió comenzar su estancia en Madrid (calle Fuencarral 3) a lo grande y de las enguantadas manos de un escapista de la «La Cripta Mágica».

Este protagonizó (con un traje similar al del mismo Harry Houdini e imitando la presentación que este hacía ante el público) el que fue uno de los trucos más famosos del ilusionista: la forma en la que se escapaba de una camisa de fuerza. Un objeto que se inventó en 1874 y era considerado, por entonces, como uno de los mayores tormentos a los que podía ser sometida una persona.

El truco representado fue la marca personal de Houdini hace poco más de un siglo. No en vano, él logró ser el primero en zafarse de una camisa de fuerza. El resto no fueron más que meros imitadores que se aprovecharon del ingenio y de los trucos de este famoso mago.

Sin embargo, el ilusionista supo innovar constantemente para que nadie le «pisara» su buque insignia. Lo hizo buscando el «más difícil todavía». Un riesgo extremo que congregara a miles de personas y medios de comunicación a su alrededor. ¿Que el público se empezaba a acostumbrar al escapismo? Pues él hacía lo mismo... ¡pero colgado de un rascacielos boca abajo!

Todo ello fue granjeando a Houdini una fama que superó a la de cualquier ilusionista. «No era el mejor mago, pero sí logró convertirse en el más célebre. Supo usar el marketing a su favor cuando todavía no existía», explicaba el jueves, durante la presentación de la exposición, María Santoyo, una de las comisarias de la misma.

Sin embargo, Houdini no fue solo habilidad y trucos, sino que su vida estuvo rodeada perpetuamente de varias facetas desconocidas por el gran público. La primera fue su capacidad física. «Entrenaba a diario en el gimnasio porque muchos de sus números solo los podía hacer contando con una gran forma física», añade la experta.

A su vez, este escapista e ilusionista también se lanzó sobre los gélidos brazos del espiritismo para tratar de contactar con su madre fallecida. Así, hasta que observó que los médiums usaban sus mismo trucos para engañar al público y prefirió cambiar de bando para desenmascararles. Con todo, siempre creyó que había algo más, pues ideó un código secreto con su esposa para contactar con ella después de muerto.

«Houdini inventó una nueva rama dentro de la magia. Logró hacer sentir en el público una sensación liberadora. Cómo él se liberaba de sus cadenas, el resto podía liberarse de sus problemas», señalaba Ramón Mayrata, historiador de la magia, durante la inauguración.

Todas estas facetas del ilusionista, así como otras tantas, son las que pueden disfrutarse desde el jueves en la exposición «Houdini, las leyes del asombro». Una exhibición que cuenta, entre otras cosas, con una reproducción exacta de la misma camisa de fuerza que utilizaba en sus trucos el propio Harry, o -por ejemplo- varias máquinas de época similares a las que utilizaba para hacer deporte.

Y todo ello, acompañado por multitud de paneles informativos, carteles de época y objetos como los que utilizaba cuando arriesgaba su vida en cada uno de sus trucos.

Por último, y además de la exposición, la Fundación Telefónica organizará también una serie de talleres relacionados con Houdini a los que podrán acudir desde los màs pequeños, hasta el público general. Así pues, entre las actividades organizadas para los más pequeños destacan (entre otras tantas) varias actividades relacionadas con el mundo de la magia. Los mayores, por su parte, podrán acudir a cursos de escapismo, varias conferencias (en una de ellas participará Juan Tamaríz) o multitud de talleres relacionados con el ilusionismo en diferentes facxetas de la vida moderna.