Historia Militar

Pólvora en las calles de Madrid para celebrar el final de la Guerra de Independencia

El Centro Riojano de Madrid conmemora el segundo centenario de la victoria sobre los franceses con distintos actos ante «la indolencia de las instituciones» con respecto a esta efeméride

Fotografía de un grupo de soldados de época en la Calle Serrano de Madrid
Fotografía de un grupo de soldados de época en la Calle Serrano de Madrid - C.c
CÉSar cERVERA - Madrid - Actualizado: Guardado en: Historia Militar

Un regimiento de poco más de diez soldados de época desfilan por la populosa calle Serrano de Madrid, justo enfrente de una tienda de Armani, en la tarde de un viernes de octubre de 2014. Salvo por las modernas gafas de uno de los mozos de tambor y la presencia de una mujer –garantía de que no es una compañía fantasmal lo que contemplan los viandantes–, la estampa podría corresponder a los festejos militares que inundaron Madrid a finales de la Guerra de la Independencia en 1814. Como guinda a un año de actos, el Centro Riojano de Madrid quiso celebrar este pasado viernes el segundo centenario de la victoria sobre las fuerzas napoleónicas con una breve exhibición de pólvora a cargo del Regimiento de Voluntarios de Madrid.

«Cuando el semáforo se ponga en rojo abrimos fuego», ordena uno de los miembros del grupo madrileño de recreaciones históricas. El fuerte estruendo de los fusiles sorprende a los viandantes de la acera de enfrente, ¿quién les dispara?, y a los curiosos que rodean y fotografían al regimiento. Estos últimos se llevan la peor parte. Por tratar de fotografiar con sus móviles el instante de la descarga de pólvora, la mayoría ha descuidado sus oídos. Un niño de tres años rompe a llorar y el padre lanza un par de maldiciones justo cuando el aviso para invidentes del semáforo parece sonar más fuerte que nunca. No es el actual Madrid, en efecto, una ciudad dada a victorias de tintes napoleónicos.

A causa del poco interés de las instituciones por celebrar esta efeméride, el Centro Riojano de Madrid y otros grupos culturales han llevado el timón de los festejos en 2014. Tras la recreación histórica, tan solo un esbozo de la actividad que desarrolla el Regimiento de Voluntarios de Madrid por toda España, el Centro Riojano albergó una conferencia sobre lo que supuso el final de la guerra en un país devastado por las ambiciones de Napoleón Bonaparte. «Estamos cansados de conmemorar solo derrotas, como la de Trafalgar o la de Rocroi. Para nosotros este año no se celebran doscientos años del final de la guerra, se conmemora la victoria sobre los franceses», explica Jesús Ruiz de Burgos, de la Asociación de Voluntarios de Madrid, todavía vestido de época.

«Pertenecemos a un país que tiene un patrimonio histórico solo al alcance de dos o tres países en el mundo, que estuvo luchando en cuatro continentes a la vez, y que, sin embargo, no presta el debido tributo a las personas que ofrecieron su vida por la causa española», afirma Ruiz de Burgos, que recuerda que las calles de nuestro país están llenas de las estaturas de los enemigos históricos de España, como los emancipadores de Sudamérica, pero luego algunos héroes patrios no tienen estatua alguna. «En la Guerra de Independencia, el ejército español fue varias veces vencido, pero los franceses nunca fueros capaces de derrotarlo del todo. El ejército, y no los guerrilleros, junto a las tropas inglesas fueron los responsables de la derrota de Francia en la Península Ibérica», recuerda.

La Asociación de Voluntarios de Madrid recrea desde casi una década dos Regimientos de Infantería de Línea, el Primero y Segundo de Madrid, que combatieron desde el 2 de Mayo a la victoria final, en toda España; así como el Regimiento de Caballería del Rey. Sus principales actividades son las recreaciones de batallas y eventos históricos -como el 2 de Mayo-, la promoción cultural en conferencias y la divulgación en Colegios e Institutos.

Toda la actualidad en portada

comentarios