Nacional

null

Hemeroteca > 31/08/2003 > 

Rajoy ha mantenido el «núcleo duro» de su equipo desde su primera etapa en el Gobierno del PP

Sus asesores más cercanos afirman que el ya candidato del PP a la Presidencia del Gobierno destaca por ser «muy fiel a su gente y a su equipo»

Actualizado 31/08/2003 - 05:00:04
MADRID. Los asesores que han trabajado con Mariano Rajoy en los últimos años dicen de él que es un «tipo muy inteligente, de todos los posibles sucesores, el más listo, con una de las cabezas más potentes dentro del Partido Popular, y muy fiel a su gente y a su equipo». «Y con una caligrafía horrorosa», añaden algunos después. Desde que el PP ganó por primera vez las elecciones generales en 1996, Rajoy ha pasado por varios ministerios y vicepresidencias, pero ha mantenido siempre en su equipo a dos «peones» fundamentales, de los que habrá que tomar buena nota: Francisco Villar y Jorge Fernández. A estos se une Ana Pastor, el «gran descubrimiento» de Rajoy durante su etapa en Educación, como dicen algunos de sus allegados, y que ha acabado siendo ministra de Sanidad en la crisis de Gobierno del año pasado.
Rajoy aterrizó en el Ministerio de Administraciones Públicas en marzo de 1996 con dos colaboradores de su máxima confianza, Villar -cirujano de profesión- y Fernández, a los que situó como secretarios de Estado de Función Pública y Administración Territorial, respectivamente. Con ellos, Rajoy impulsó los traspasos autonómicas e hizo desaparecer la figura de los gobernadores civiles, y logró la aprobación de un nuevo sistema de financiación autonómica, con el traspaso del 30 por ciento del IRPF y un aumento de la corresponsabilidad fiscal, un asunto fundamental para conseguir el apoyo de los nacionalistas catalanes para un PP sin mayoría absoluta en el Parlamento.
En enero de 1999, Rajoy pasó al Ministerio de Educación y Cultura, en sustitución de Esperanza Aguirre, nombrada presidenta del Senado. De nuevo, se llevó con él a sus hombres de confianza: Villar -que pasaría a ocupar la Secretaría de Estado de Deportes- y Fernández -que sería secretario de Estado de Educación y Universidades-. Rajoy optó por mantener en el puesto al secretario de Cultura que ya estaba, Miguel Ángel Cortés, al que algunos en el PP consideran el «gran ganador de esta crisis». De Cortés dicen que entre todos los que eran candidatos a la sucesión de Aznar como candidato del PP a la Presidencia del Gobierno, sólo Rajoy se llevaba bien con él. Cortés, además, siempre ha hablado bien de Rajoy en público y en privado. Por eso, muchos en el PP incluyen ya al vallisoletano en la quiniela del posible futuro equipo del candidato popular para las elecciones de 2004.
En su etapa de Educación, se aprobaron nuevos planes de estudio, en especial en Formación Profesional.
Ante las elecciones generales de 2000, Rajoy fue el encargado de elaborar el programa electoral, junto a Mercedes de la Merced, pero también el director de la campaña que concluiría con el mayor éxito jamás conseguido por el PP, con una mayoría absoluta de 183 diputados. Aznar premió su trabajo nombrándole ministro de la Presidencia y vicepresidente primero del Gobierno. En Presidencia, siguió contando con Fernández, quien pasó a ocupar el cargo de secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, y con Villar, que pasó a ocupar el puesto de director de gabinete, pero con rango de subsecretario, según publicó el Boletín Oficial del Estado.
Interior y Portavoz
En febrero de 2001, Rajoy dejó el Ministerio de la Presidencia y se ocupó de la Cartera de Interior, en sustitución de Jaime Mayor Oreja, que pasaba a ser candidato del PP para las elecciones del País Vasco. Durante su etapa de Interior, Jorge Fernández continuó en su puesto de Relaciones con las Cortes, con Juan José Lucas como ministro de Presidencia, mientras que Francisco Villar siguió en el cargo de director de su gabinete.
Su trabajo en Interior terminó en julio de 2002, cuando asumió de nuevo la Cartera de Presidencia y pasó a ser el portavoz del Gobierno, además de mantener la Vicepresidencia Primera. De él dependen directamente el presidente del CIS, Ricardo Montoro; la subsecretaria de la Presidencia, Dolores de la Fuente; el secretario de Estado de Comunicación, Alfredo Timermans, y el Comisionado del Gobierno para actuaciones derivadas de la catástrofe del Prestige, Rodolfo Martín Villa, además de Jorge Fernández, que continúa siendo secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, y de su director de gabinete, Francisco Villar. A estos nombres hay que añadir el de Belén Bajo,Directora de Información -y una de las «fijas» del equipo de Rajoy-.
Uno de los primeros asesores de Rajoy destaca también a su secretaria, Rosa, «que es uña y carne con él desde hace muchos años y que ha puesto firme a más de un secretario de Estado».
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.