Nacional

null

Hemeroteca > 31/08/2003 > 

Las elecciones en Madrid y Cataluña y el reto de Ibarretxe jalonarán el camino del sucesor

La proclamación de Piqué como candidato a presidir la Generalitat de Cataluña podría contar, además de con la presencia del presidente del Gobierno, con la de Rajoy

Actualizado 31/08/2003 - 05:00:04
MADRID. Mariano Rajoy, sucesor de José María Aznar como cabeza de lista del PP en las elecciones generales de la próxima primavera, tendrá que ponerse a trabajar de inmediato.
Por más que el propio vicepresidente primero del Gobierno señalara el viernes pasado, cuando aún no se conocía que él era el elegido, que la campaña electoral no comenzará «media hora después» del nombramiento del candidato, lo cierto es que tiene ante si un calendario político que le afecta en buena medida.
Primeras citas
Tras las reuniones del Comité Ejecutivo, el lunes, y de la Junta Directiva Nacional del PP, el martes, cualquier manifestación o actuación de Rajoy será analizada con detalle. Posiblemente, su primera intervención en un acto públcio se produzca en la proclamación de Josep Piqué como candidato popular a la Presidencia de la Generalitat de Cataluña. Ese momento está previsto para el próximo domingo 7 de diciembre en Barcelona y, aunque sólo se ha confirmado la presencia de José María Aznar, parece bastante lógico pensar que estará acompañado por su sucesor. De hecho, se espera que tanto Aznar como su delfín se vuelquen en apoyo de Josep Piqué en unas elecciones autónomicas en Cataluña a las que, por primera vez, no concurrirá Jordi Pujol al frente de Convergencia i Unió y que estarán también marcadas por la polémica desatada por las propuestas federalistas del candidato del PSOE, Pasqual Maragall. Pero los comicios en Cataluña serán, casi con toda seguridad, el 16 de noviembre y antes -el 26 de octubre-deben celebrarse en Madrid las elecciones autonómicas en las que, a pesar del desgaste sufrido por el PSOE, tras la fuga de sus diputados Tamayo y Sáez, el temor de los populares es que se produzca un movimiento abstencionista que les perjudique.
Los resultados de estas dos convocatorias pueden dar una idea de la situación en que el sucesor de Aznar concurrirá a las elecciones generales en marzo del próximo año, ante un José Luis Rodríguez Zapatero que ha visto como las expectativas de éxito su partido han caido a tenor de los resultados de las últimas encuestas del CIS, a pesar de los problemas a los que ha tenido que enfrentarse el Gobierno.
La amenaza del PNV
En cualquier caso, antes de las citas electorales autonómicas, Mariano Rajoy tendrá que hacer frente, junto al presidente del Gobierno, al reto del lendakari Juan José Ibarretxe, quien tiene previsto dar a conocer su plan soberanista el 26 de septiembre, más o menos, en las mismas fechas en que el PP pretende efectuar la presentación oficial de su candidato a las generales. Ese lanzamiento se verá completado en enero durante la Convención que, como cada año tiene previsto celebrar el PP, en esta ocasión a las puertas de la apertura de la campaña electoral.
El nombramiento de un sucesor no provocará, según los populares, ningún problema de bicefalia. Sin desaparecer de la escena política, Aznar pretende centrarse en dar un último impulso a los proyectos de su Gobierno, lo que considera irá en beneficio de su sucesor. Pero, además, el jefe del Ejecutivo aprovechará para volcarse en las cuestiones relacionadas con la política exterior.
Compromisos exteriores de Aznar
Tanto es así que la agenda del presidente del Gobierno se carga cada día más de compromisos internacionales. un par de días después de designar a su sucesor, Aznar recibirá en Madrid al presidente de Namibia, Sam Nujoma, y el día 5 se trasladará a Italia, para reunirse en Cerdeña con el primer ministro, Silvio Berlusconi, que es el presidente en ejercicio de la Unión Europea; y para participar en las sesiones del prestigioso Foro Ambrosetti, junto al Lago di Como.
Además, el día 17 se desplazará a Libia para reunirse con el presidente Muammar el Gadaffi, y el 19 recibirá en Madrid al presidente argelino, Abdelaziz Buteflika. Sólo un par de días más tarde viajará, una vez más, a Estados Unidos. En esta ocasión lo hará para intervenir ante la Asamblea General de la ONU en Nueva York y para visitar el Estado de Florida.
En octubre, también el calendario internacional es apretado: el día 2, Reunión de Alto Nivel con Marruecos, la primera en los últimos cuatro años; el día 4, en Roma. apertura de la Conferencia Intergubernamental sobre el futuro de la Unión Europea; y los días 15 y 16, Consejo Europeo en Bruselas. A ello hay que añadir una posible visita de Aznar a Brasil, en torno al día 20 y la celebración en Madrid de la Conferencia de Donantes para Irak.
Menos concreción tiene la agenda de noviembre, un mes en el que habrá sendas cumbres bilaterales con Francia y con Portugal,a celebrar en esos dos países, y la Cumbre Iberoamericana en Santa Cruz de la Sierra (Bolivia). En diciembre, además de una cumbre con Alemania, la única cita fija es el Consejo Europeo de los días 12 y 13. Sin embargo, es previsible que en estos dos últimos meses se incluyan nuevos compromisos.
Libertad de acción y apoyo
A pesar de su intención de dedicar una buena parte de su tiempo a la política exterior, dejando así más libre el campo de acción a Rajoy, la voluntad del presidente del Gobierno es la de volcarse en apoyo del candidato del PP, en todo lo que este le pida.
Además, precisamente, las comparecencias públicas con otros mandatarios, sobre todo si se producen en España, donde en los próximos meses habrñas bastantes visitas de jefes de Estado y de Gobierno, le permitirán expresar públicamente su respaldo a las actuaciones de Rajoy.
Como han comentado fuentes de su entorno, «Aznar querría retirarse dejando prácticamente ganadas las elecciones generales a su sucesor».
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.