Internacional

null

Hemeroteca > 30/05/2010 > 

El Gandhi turco, relevo de Erdogán

La oposición turca ya tiene nueva cara: Kemal Kiliçdaroglu, el Gandhi turco. Le llaman así no sólo por su evidente parecido físico con el padre de la independencia de la India, sino también por las

Actualizado 30/05/2010 - 05:19:36
ABC  Kemal Kiliçdaroglu, saludado por sus partidarios tras un mitin del CHP en Estambul
ABC Kemal Kiliçdaroglu, saludado por sus partidarios tras un mitin del CHP en Estambul
La oposición turca ya tiene nueva cara: Kemal Kiliçdaroglu, el Gandhi turco. Le llaman así no sólo por su evidente parecido físico con el padre de la independencia de la India, sino también por las maneras amables y educadas del nuevo líder del Partido Republicano (CHP), en abierta contraposición con la rudeza de su antecesor, Deniz Baykal. La aparición de Kiliçdaroglu ha desatado una ola de entusiasmo entre los secularistas turcos, quienes vuelven a concebir esperanzas de arrebatar el gobierno a los islamistas moderados del AKP en las próximas generales, previstas para 2011.
El anterior líder del CHP, Deniz Baykal, se había convertido en un lastre para el partido. Político profesional durante cuatro décadas, en las que jamás ganó unas elecciones, Baykal se vio obligado a dimitir hace unos días tras la aparición de un vídeo sexual en el que presuntamente se le veía manteniendo una relación extramatrimonial con una diputada de su partido.
Vídeo «sexual»
Kiliçdaroglu ha sido elegido secretario general en el último congreso del CHP por 1.189 de 1.197 votos. Era el único candidato, pero lo contundente del resultado ha hecho sospechar a algunos analistas que el vídeo sexual haya sido filtrado por elementos del propio partido para deshacerse de Baykal y reconstruir la formación de cara a los comicios del año que viene. «No sólo elegimos al líder del partido, sino al próximo primer ministro», decía Umut Tunç, secretario de las Juventudes del CHP, tras el congreso.
De momento, Kiliçdaroglu ha cambiado radicalmente el estilo de la oposición, desvinculándose de los militares que conspiraron para derrocar al gobierno de Erdogán en el marco de la trama golpista «Ergenekon». También ha condenado el golpe de estado de 1960, en el que la junta militar ahorcó al primer ministro Adnan Menderes, al que acusaban de desviarse de los principios «kemalistas» de la República de Turquía. Un golpe que tradicionalmente el CHP -el partido creado por Mustafá Kemal «Atatürk» en 1923- había defendido.
Kiliçdaroglu, dicen, rara vez levanta la voz, algo excepcional en la política turca. Viste modestamente, viaja en transporte público en lugar de en limusina, y tiene fama de humilde. Y de honesto. Una imagen que se ha forjado en sus treinta años como funcionario de Hacienda -en 1993 fue elegido «funcionario del año»- y por su denuncia insistente de la corrupción gubernamental.
Diputado desde 2002, candidato a la alcaldía de Estambul en 2009 -en las municipales logró un gran resultado, aunque no lo suficiente para arrebatar el ayuntamiento al AKP-, el popular Kiliçdaroglu se presenta a sí mismo como un demócrata reformista. Su programa no ha sido definido todavía con exactitud, pero el candidato lanza un mensaje claro: «Yo no soy Baykal». Esta simple autoafirmación ya le ha reportado un incremento del 10% en la intención de voto. Aun así, Kiliçdaroglu no se hace ilusiones sobre lo que puede lograr en un solo año. «Nuestro objetivo es conseguir el 40% de los votos», ha declarado. «Comienza nuestra larga marcha hacia el poder», asegura.
El AKP, alarmado
En una Turquía que se moderniza a pasos agigantados, la oposición anquilosada del CHP -reticente a aceptar la reconciliación con los países vecinos, los derechos de las minorías étnicas o la supeditación del ejército al poder civil- había canalizado una gran parte del voto de centro hacia los islamistas moderados del AKP, mucho más exitoso a la hora de crearse una imagen de partido reformista. Por eso, en el entorno de Erdogán se observa el «fenómeno Kiliçdaroglu» con alarma. Los medios de comunicación vinculados al AKP ya han comenzado a arremeter contra él, acusándole de «cambiar de cara, pero no de mentalidad». Saben que si Kiliçdaroglu es realmente lo que dice ser, les puede hacer mucho, mucho daño.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.