HOME

null

Hemeroteca > 30/05/2004 > 

Víctor Manuel de Saboya y Amadeo de Aosta, a golpes por un trono

Actualizado 30/05/2004 - 18:30:44
Víctor Manuel de Saboya y su esposa, Marina Doria, en La Almudena hace una semana
Víctor Manuel de Saboya y su esposa, Marina Doria, en La Almudena hace una semana

ROMA. Los dos puñetazos que el príncipe Víctor Manuel de Saboya asestó a Amadeo de Aosta en el Palacio de la Zarzuela, son el enésimo chispazo entre dos primos que se disputan los derechos dinásticos de Italia. Aunque Víctor Manuel nunca debió caer tan bajo -y menos en casa de los Reyes de España, delante de otros invitados a la boda del Príncipe de Asturias-, su enfado con Amadeo se debía a la convocatoria de una conferencia de prensa para presentar en sociedad al «heredero» de un trono que no existe.

Víctor Manuel y su hijo Manuel Filiberto lograron volver a Italia el año pasado tras una reforma de la Constitución, que prohibía la entrada a los herederos varones de la Casa de Saboya. Para facilitar el voto parlamentario, Víctor Manuel juró lealtad a la República italiana y prometió volver como mero «ciudadano de a pie».

Ante esa «traición», la Unión Monárquica Italiana y la Consulta de Senadores del Reino le destituyeron como jefe de la Casa Real y nombrarona su primo, Amadeo de Aosta. Desde entonces, Amadeo es el heredero según las instituciones monárquicas, mientras que Víctor Manuel y su hijo lo son según el sentimiento popular y el Estado italiano.

Poco antes del viaje a Madrid, Amadeo había convocado una rueda de prensa destinada a presentar a su hijo, Aimone, sucesor como aspirante al Trono, lo cual le convertiría en rival de Manuel Filiberto, trasladando la disputa dinástica a la siguiente generación.

Durante la boda en la catedral de la Almudena y el posterior almuerzo en el Palacio Real, el protocolo había mantenido separados a Víctor Manuel y a Amadeo. Por la noche, la cena familiar en el Palacio de la Zarzuela para unos cincuenta amigos íntimos y parientes -Amadeo lo es de Dona Sofía- , era un escenario más peligroso. Y al príncipe Víctor Manuel, que suele ser impulsivo, se le fueron las manos.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.