Sociedad

null

Hemeroteca > 30/03/2004 > 

La inmensa mayoría de los países de la Unión Europea mantiene la religión en la escuela

El PSOE pretende frenar la aplicación del decreto por el que la religión y su alternativa serán evaluables y formarán parte del área de «Sociedad, Cultura y Religión»

Actualizado 30/03/2004 - 02:27:26

El reiterado mensaje de algunos sectores del PSOE sobre su intención de que la religión y su alternativa dejen de ser evaluables -mejor dicho, no vuelvan a serlo, puesto que el correspondiente decreto debería comenzar a aplicarse el próximo curso (2004-2005)- ha reabierto una polémica que otros países de nuestro entorno cerraron, si es que alguna vez la tuvieron abierta, hace ya tiempo. Aunque la complejidad de los países que integran la Unión Europea (UE) complica la definición de rasgos comunes, la inmensa mayoría de los Quince incluyen la religión en sus currículos escolares.

Según se desprende de los datos procedentes del Centro de Investigación y Documentación Educativa (CIDE) y de la oficina Estadística de las Comunidades Europeas Eyridice, sólo Francia, de acuerdo con su principio constitucional de laicidad, excluye por completo la religión de la escuela, aunque permite que los alumnos que lo deseen reciban fuera del currículum enseñanza religiosa de la confesión que profesen, como catequesis. Portugal y España -hasta que entre en vigor el nuevo sistema derivado de la LOCE- mantienen modelos similares en los que la religión es de obligatoria oferta para los centros y de libre elección para los escolares y no entra en concurrencia con otras materias del expediente .

Diferentes acuerdos

La mayoría de los Estados, que se declaran aconfesionales y defensores de la libertad religiosa, parten del texto constitucional para garantizar dentro del principio de libertad religiosa el derecho de los alumnos de Primaria y Secundaria a recibir educación religiosa y, en su caso como alternativa, educación moral, filosófica, valores, normas o estudio vigilado. Este derecho se establece en exclusiva para la religión católica en Luxemburgo, con algunos acuerdos con otras confesiones; la Iglesia Nacional danesa; la Iglesia Presbiterana escocesa y la Iglesia Oriental Ortodoxa de Cristo en Grecia. Otros Estados mantienen concordatos o acuerdos con la Iglesia Católica y con las iglesias minoritarias.

En España, tienen plena vigencia los Acuerdos de 1979entre la Iglesia y el Estado, asumidos por la Constitución. Asimismo existen otros con las confesiones islámica, evangelista y judía. El derecho a la libertad religiosa se establece tanto para las escuelas públicas como para las privadas.

De acuerdo con el apunte inicial de que Francia es un caso singular, dentro de su laicidad se plantean tres situaciones. Así en los centros públicos se imparte la religión fuera del currículum, aunque en Primaria las diferentes confesiones pueden reservar media jornada escolar para impartir esa enseñanza. En los centros privados con contrato de asociación, la formación se imparte dentro del horario lectivo y, finalmente, en los centros públicos del Alto y Bajo Rin, y en Mosela también en horario escolar.

El Reino Unido ofrece asimismo una situación peculiar. En los centros subvencionados, todos los alumnos deben recibir educación religiosa, salvo si los padres piden la exención. Los colegios religiosos organizan sus propios programas y servicios y los laicos siguen los programas locales que incluyen enseñanza religiosa con diversas especificidades. Con carácter general, el tiempo dedicado a esta materia oscila entre una y dos horas por semana, aunque la tendencia es de dos horas en Primaria y una en Secundaria.

Libertad de elección

Sobre la libertad de elección y la decisión de cursar esta asignatura existe una cierta heterogeneidad que permite establecer cuatro grandes grupos. El primero incluye a Grecia, Suecia, Austria y los centros confesionales de Holanda y Finlandia. En ellos, la enseñanza es obligatoria. Otro grupo integrado por Alemania, Luxemburgo y el Reino Unido, encierra la posibilidad de pedir la exención de esta asignatura pese a ser obligatoria. La modalidad de materia de oferta obligatoria para el centro y de libre elección para el alumno está vigente en España (por el momento de forma transitoria) y Portugal, mientras que la libre inscripción en la educación religiosa rige en Bélgica, los centros públicos de Holanda e Italia.

Dos países se salen de esta línea. Francia, por las razones ya expuestas, e Irlanda que, pese a no ser obligatoria, en todos los informes y en los objetivos de los currículos la formación religiosa, moral y secular de los alumnos aparece como finalidad principal.

En cuanto al profesorado, en paísescomo Alemania, Austria, Bélgica, España, Holanda, Italia y Portugal se requiere una autorización de la jerarquía de la confesión a la que pertenezca para impartir religión; no obstante, cada uno exige alguna titulación específica. Tras esta autorización, son contratados por el Estado o por las Administraciones educativas correspondientes. En otros países como Finlandia es obligatorio pertenecer a la religión que van a impartir, tener un título académico específico y experiencia laboral; en otros, son los centros privados con contrato de asociación los que exigen la titulación. Se dan otras modalidades en las que los responsables pastorales de religión católica exigen la titulación. Además, en Grecia los profesores deben ser titulados en Teología por las Universidades de Atenas o Salónica, y en Luxemburgo ser catequista, sacerdote o haber estudiado tres años en un seminario católico.

Tras el nombramiento, el estatus académico del profesor de religión suele asimilarse al del resto de sus compañeros de claustro, lo mismo que la situación económica. En España, se equipara a la de los interinos y en el Reino Unido depende de su dedicación; en Francia reciben las retribuciones a través de los padres o del centro con contrato de asociación, y en Holanda las iglesias y confesiones nombran y pagan a sus docentes.

Como dinámica general, los contenidos de los libros de texto de la enseñanza religiosa son decididos y aprobados por las iglesias y confesiones religiosas y publicados o al menos sugeridos por las Administraciones educativas. Son excepción, entre otros, Francia, que no incluye en el currículum esta materia, o Finlandia, donde el profesor elige los libros. En el Reino Unido intervienen los directores de centros religiosos, los consejos educativos locales y los profesores y representantes de la Iglesia de Inglaterra y de otras confesiones.

Sobre las alternativas a la religión,los informes reflejan que, o no existen, o si se imparten van desde Filosofía, Ética, Valores y Normas o Estudio libre(Alemania),Moral cívica no confesional (Austria), actividades de estudio sin valor académico (España), Ética (Finlandia), Filosofía (Holanda), Educación moral y social (Luxemburgo) y formación profesional y social (Portugal). En este contexto, la presidenta de la Confederación Española de Centros de Enseñanza, Isabel Bazo, se mostró ayer a favor de la asignaturade Religión, tal como recoge la LOCE.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.