Gente

Gente&Estilo

Hemeroteca > 29/03/2002 > 

Anorexia y bulimia, en letras de mujer: Alina Fernández: «La anorexia es una enfermedad del alma que acaba en tragedia»

Actualizado 29/03/2002 - 00:33:39
Alina Fernández. Javier Prieto
Alina Fernández. Javier Prieto
MADRID. La escritora Alina Fernández nació en La Habana, en 1957, donde cursó estudios de Medicina, inició la carrera diplomática y trabajó como modelo. En 1993 abandonó su país y fue en el 97 cuando sorprendió al mundo con su libro «Memorias de la hija rebelde de Fidel Castro». Hoy, vuelve al planeta editorial con «Una hoja de lechuga. Anorexia, una enfermedad del alma» (Plaza & Janés), obra con la que quiere aportar una visión nueva de esa enfermedad que ella también padeció a los 17 años.
-Ni es el primer libro sobre anorexia ni será el último. ¿Qué hasupuesto para usted escribirlo?
-Sobre todo un aprendizaje al estar en contacto con la gente. Me sentí con la necesidad de hacerlo porque sabía cómo acercarme a las personas que padecen anorexia porque yo también sufrí esa enfermedad. Lo he hecho con mucha ternura.
-¿Le ha servido de propia terapia?
-No, lo hice porque me interesan los temas sociales. Durante mi última estancia en España vi que la anorexia estaba llegando hasta los debates políticos y en los medios de comunicación pero yo quería aportar los testimonios reales.
-¿En su caso, cómo surgió todo?
-Cuando yo padecí esto ni se sabía lo que era la anorexia. Hubo un momento en el que yo no podía ni masticar los alimentos, sin saber bien por qué, puesto que en Cuba las mujeres delgadas no son modelos de nada, todo lo contrario, son las curvas las que mandan. Gracias a mi madre que un día me recortó una noticia de un periódico en la que un doctor hablaba de esa enfermedad, entendí lo que me ocurría. Ya había un nombre para mi mal: anorexia. Tenía 17 años y con esa información fue suficiente como primer paso para salir.
-Usted es de las que piensan que cuanto más información, mejor.
-Es fundamental. Hay gente que prefiere ponerse una venda en los ojos. Pero a mí me sirvió mucho.
-¿Qué más hace falta?
-Suficiente información para conocer los primeros síntomas, para prevenir. Los detalles, los casos...
-Define la anorexia como una enfermedad del alma...
-Creo que es un mal emocional.
-¿Hasta qué punto tienen culpa los roles de estética que se difunden en la publicidad o la moda?
-No siempre es por eso. En mi caso no lo fue. Los seres humanos somos muy diferentes y por eso hay tantas causas.
-¿Por qué se ceba la anorexia en los adolescentes?
-La adolescencia es una etapa convulsa desde el punto de vista psicológico. Todo el mundo recuerda su adolescencia como algo difícil.
-¿Cree que las mujeres hemos avanzado algo ante la tiranía de las modas o de la belleza?
-Con la excusa de la belleza claro que seguimos siendo nuestras propias víctimas. Aunque a los hombres y a las mujeres sólo nos diferencia un cromosoma, hemos adoptado diferentes roles.
-Usted viene de un país donde hay gente que pasa hambre y aquí otros mueren por no querer comer. ¿Se ha vuelto loca la sociedad?
-Vivimos en un mundo complejo. Todo ha cambiado, la comida también. Hoy somos más vulnerables. La relación con la familia es diferente. Hay casos de anoréxicos que dicen que sus padres les han protegido demasiado, otros se quejan de lo contrario.
-¿En su caso, qué parte de culpa tuvieron sus padres durante su enfermedad?
-Mis padres han sido como han sido. Pero yo no culpabilizo a los padres ya que creo que hay algunas personas que tienen una predisposición a caer en ciertas enfermedades, ya sea con padres maravillosos o no, puesto que ejemplos hay por ambas partes.
-¿Qué es la anorexia realmente?
-Lo complejo de esta enfermedad es que empieza siendo una enfermedad del alma para acabar en una enfermedad mental y física. Esa tendencia a querer huir de determinadas circunstancias puede acabar en una tragedia.
-¿Qué opina de esas modelos maravillosas que reconocen en sus entrevistas que comen de todo, hamburguesas, chocolate... y luego sabemos que acaban ingresadas en clínicas?
-Dejar de mentir siempre es bueno, y ayuda.
-De los testimonios que recoge en su libro ¿cuál es el que más le ha afectado?
-Todos me han afectado pero hay un testimonio, el primero que hice, de una niña de once años, que me conmovió.
-Dedica un capítulo a las madres, como un homenaje a sus esfuerzos.
-Hablé con algunas y vi realmente lo desesperadas que estaban y todo lo que hacían. Mi madre me ayudó.
-¿Confía en la terapia actual que hay de dar premios a los enfermos según lo que coman?
-Es un protocolo internacional que parece que funciona.
-¿Hay otra salida?
-La profilaxis en medicina siempre ha sido muy importante y eso es lo que hay que tratar.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.