Toledo

Hemeroteca > 27/07/2003 > 

La Fundación Juanelo tiene un informe que garantiza la reconstrucción del artificio

Actualizado 27/07/2003 - 05:00:04
TOLEDO. No hace mucho tiempo, exáctamente el día 5 de marzo de este año, el presidente de la Confederación Hidrográfica del Tajo, José Antonio Llanos, declaró que su departamento había desistido de acometer la reconstrucción parcial del Artificio de Juanelo en Toledo porque, según afirmó «no existe documentación adecuada pese a que en el proyecto ha estado trabajando la Fundación Juanelo Turriano».
Repasando los antecedentes del caso, el cronista se ha encontrado con que hace ya casi tres años, la Fundación Juanelo Turriano hizo público un informe en el que se afirmaba textualmente lo siguiente:
«El proyecto de reconstruccion elaborado por la Fundación Juanelo Turriano, basado en trabajos de investigadores e reconocido prestigio y avalado por la comunidad científica en el campo de la Historia de la Tecnología, da todas las garantías de rigor científico que se pueden exigir. Por otra parte, se ha tenido muy en cuenta, a la hora de diseñar la arquitectura que acoge el artificio, su localización en un conjunto histórico-artístico de excepcional importancia. Basándose en la escasa iconografía existente, se ha concebido una construcción lo más sencilla y ligera posible, de manera qu esté plenamente integrado en su ambiente arquitectónico, histórico y paisajístico.
En la redacción del proyecto se ha dado la mayor importancia a la contemplación por parte de los visitantes de la maquinaria hidráulica. El recorrido irá en paralelo al sistema mecánico, facilitando así su observación desde distintos puntos de vista, de tal manera que se pueda comprender fácilmente su funcionamiento y admirar la belleza de su concepción. Además se realizarán dos galerías elevadas en los dos extremos del edificio para permitir tener una visión del conjunto.
El edificio albergará asimismo una zona de exposición en la que se podrán contemplar objetos y documentos relacionados con la historia de la ingeniería hidráulica en general y con Juanelo Turriano en particular».
Todo esto hace pensar que no es precisamente la carencia de documentación adecuada la que ha motivado que la Confederación Hidrográfica del Tajo desista de realizar la obra que, por otra parte, habia sido objeto de un convenio entre la Confederación, el Ayuntamiento y la Fundación Juanelo Turriano formalizado el día 28 de julio de 1998, por el que la CHT se comprometió a invertir 300 millones de pesetas en la reconstrucción del famoso artificio.
Institución docente
La Fundación Juanelo Turriano, presidida por Begoña García-Diego y Ortiz, domiciliada en la calle Prím, número 5, de Madrid, fue creada en el año 1987 por iniciativa del ingeniero José Antonio García Diego. El Ministerio de Cultura la reconoció como institución docente privada en marzo de 1989; su objeto es la promoción y coordinación del estudio histórico de la Técnica y la Ciencia. El rigor científico en todo lo que hace es su norma fundamental. Según el informe de la Fundación al que nos hemos referido, el famoso ingenio de Toledo ideado y construido por Juanelo elevaba 17.000 litros de agua diarios del Tajo a la ciudad de Toledo,a cerca de 100 metros por encima del nivel del río, mediante un complejo mecanismo.
La destrucción de los ingenios en el siglo XVII dificultó el posterior estudio de su complicado mecanismo, dando lugar a una polémica que aún sigue viva.
Basándose en las descripciones de escritores y viajeros de la época como Ambrosio de Morales y Kenelm Digby, así como en los documentos relativos existentes en el Archivo de Simancas, el famoso investigador de la ciencia, Ladislao Reti, llegó a la conclusión en 1967 de que se trataba de un dispositivo de torres de cucharones de unos 300 metros que permitía adaptarse con mayor facilidad a las irregularidades del terreno. Posteriores hallazgos documentales vinieron a confirmar esa tesis.
El sistema era único en su época, al superar en más del doble a la siguiente gran elevación en Augsburgo. En 1569, año de su puesta en funcionamiento, lo visitaron personajes tan relevantes como Don Juan de Austria.
Pero el mal mantenimiento del ingenio y la progresiva pérdida de importancia de la ciudad de Toledo tras el reinado de Felipe II hicieron que cayese en desuso a mediados del siglo XVII, volviéndose a abastecer en agua la ciudad mediante los clásicos aguadores.
En 1972 José Antonio García-Diego inició, junto con su maestro Ladislao Reti y otros expertos, el estudio para la reconstrucción parcial del artificio. Por razones ajenas a su voluntad, el proyecto no llegó a ver la luz antes de su muerte, pero la Fundación Juanelo Turriano siguió su obra.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.