Nacional

null

Hemeroteca > 27/05/2005 > 

Otegi, al conocer la petición de prisión del fiscal: «¿Esto lo sabe Conde-Pumpido?»

El portavoz proetarra aludió al momento político en el que se producía su comparecencia y advirtió de que su ingreso en prisión podría frustrar la negociación

Actualizado 27/05/2005 - 11:02:03

MADRID. El portavoz de Batasuna, Arnaldo Otegi, se mostró sorprendido cuando el miércoles por la noche, durante la vistilla posterior a su declaración, escuchó la petición de prisión incondicional del fiscal de la Audiencia Nacional. Tanto que, indignado, según Pedro Cerracín, abogado de la AVT, exclamó: «Me parece increíble. ¿Esto lo sabe Conde-Pumpido (el fiscal general del Estado)?». En medios de la Fiscalía, sin embargo, se niega que tuviera esta reacción.

Lo que sí confirman todas las fuentes consultadas es que, inmediatamente después, Otegi dio a entender que se sentía traicionado al interpretar que esa decisión podía interferir en la negociación ETA-Gobierno, proceso cuya existencia el Ejecutivo ha negado y niega con reiteración. Las primeras fuentes citadas aseguran que el dirigente proetarra no se esperaba una petición tan severa y que se refirió a Cándido Conde-Pumpido no como «interlocutor» en la negociación sino como jefe de los fiscales, como representante de una institución del Estado y, por tanto, como alguien próximo a José Luis Rodríguez Zapatero.

Según ha podido saber ABC, la petición de prisión incondicional realizada por el fiscal Jesús Alonso -y decidida por él mismo tras escuchar la declaración del portavoz batasuno- contó con el beneplácito no sólo del fiscal-jefe de la Audiencia Nacional, Eduardo Fungairiño, sino también con la aprobación del fiscal general del Estado.

En su intervención durante la vistilla, la abogada de Otegi, Jone Goirizelaia, apeló al trato que su cliente ha recibido hasta ayer mismo del jefe del Ejecutivo y del lendakari en funciones Juan José Ibarretxe con el fin de eludir su ingreso en prisión. El juez fundamentó esta medida en la reiteración delictiva en la que Otegi está incurriendo como portavoz de una formación ilegalizada y en el riesgo de fuga que pesa sobre él, una presunción en la que ha tenido mucho que ver, según se afirma en el auto de prisión, la incomparecencia del también ex parlamentario vasco Jon Salaberria en la Audiencia Nacional, prevista, al igual que la de Otegi, para el miércoles.

La defensa aseguró que la condición de portavoz que ostenta «públicamente» su defendido ha sido asumida hasta el momento por las mismas personas que consideran a Batasuna una formación ilegal, entre ellas, el propio presidente del Gobierno. En este sentido, Jone Goirizelaia aludió a la carta que la «mesa nacional» de Batasuna envió a Rodríguez Zapatero el pasado mes de enero «para buscar una solución en clave política» al terrorismo. En la misiva, le trasladan la propuesta de Anoeta y emplazan al Ejecutivo a situar «el conflicto político y armado en fase de superación». Al mismo tiempo, Goirizelaia recordó cómo Rodríguez Zapatero se ha dirigido públicamente al imputado como «interlocutor», como en actos públicos realizados en el Kursaal de San Sebastián o como los mítines de la última campaña electoral vasca.

También aludió al lendakari en funciones, Juan José Ibarretxe, quien, según recordó la letrada, ha llamado a Otegi a consultas igual que ha hecho con el resto de dirigentes políticos del País Vasco.

Estas afirmaciones cayeron en saco roto para el juez del Audiencia Nacional, que dictó el ingreso en prisión, eludible con fianza, para el dirigente batasuno. Uno de los argumentos utilizados por Grande-Marlaska en su auto es la reiteración delictiva, basada precisamente en que Otegi ha hecho gala de su condición de portavoz de Batasuna cuando sobre esta formación política ya pesaban medidas judiciales. La primera, la suspensión de actividades decretada en el verano de 2002 por el juez Baltasar Garzón, quien ya se refería a Batasuna como una pieza más del entramado etarra; la segunda, la ilegalización decretada en marzo de 2003 por el Tribunal Supremo. Ambas deberían haber supuesto la «desaparición» pública de Otegi como cara visible de la coalición etarra.

Aunque en un primer momento anunció que no contestaría a ninguna de las preguntas que le formularan, finalmente Otegi decidió hacerlo con cada una de las partes y en castellano.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.