Cultura

Cultura

Hemeroteca > 27/01/2002 > 

El primer tratado de paz de la historia

Actualizado 27/01/2002 - 00:04:40
En la Torá los niños hebreos deben estudiar cuál fue el primer pedazo de tierra que Abraham adquirió en Canaan. «La parcela en la ciudad de Hebrón que sirvió como lugar de reposo eterno para Sara, cuando falleció a sus 127 años. Abraham compró el terreno y la cueva de Machpela a los hititas». Todavía hoy se puede visitar y allí, en el manantial, encontró también a Rebecca, la esposa para su hijo Isaac.
Esta y pocas cosas más se sabían hasta no hace mucho de este misterioso pueblo. Los hititas habían irrumpido entre los principados de Anatolia central a finales del III milenio, haciéndose poco a poco con el poder regional, y los siglos XIV y XIII a.C. ven su máxima etapa de esplendor. Combatieron y fueron asiduamente combatidos por babilonios y egipcios por mor de la supremacía regional, y con ambos mantuvieron alternativamente relaciones diplomáticas y comerciales.
Una de las actividades a que se entregaría en vida el faraón Ramses II, a parte de levantar sus siete templos, notoriamente el de Abu Simbel, fue a combatir a los hititas. A finales de sus 67 años de reinado y, tras la cruenta batalla de Kadesh, en 1285 a.C., decidió el faraón hacer la paz con sus vecinos septentrionales: Fue el primer tratado de paz conocido firmado en la historia, que fue ratificado por éste y Hattusili III, el poderoso hitita. Esta novedad diplomática debió de hacer perder furor guerrero a los hititas y, hacia 1200, el gran imperio empezaba a desmoronarse.
El libro del Deuteronomio avisa de cómo Dios guiaría al pueblo de Abraham a una tierra, de la que expulsaría a siete naciones más poderosas: Hititas, gargashitas, amoritas, canaaneos, perizzitas, hivitas y yibusitas. Pero además de la profecía, lo que ayudó a acabar con el último reino hitita fue la toma de Karkemish, en 717 adC., por los asirios. Entonces sí que todo terminó.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.