Opinión

Hemeroteca > 26/05/2007 > 

Familias emergentes

JUAN MANUEL DE PRADAEL Régimen ha financiado con 47.000 euros (o sea, ocho

Actualizado 26/05/2007 - 08:40:16
EL Régimen ha financiado con 47.000 euros (o sea, ocho milloncejos del ala) un librito en el que aparecen retratados hasta treinta modelos de «nuevas estructuras de familias emergentes», que es como en el lenguaje del Régimen se denominan las posibilidades combinatorias humanas, e incluso las posibilidades combinatorias entre humanos y animales, pues en el librito aparecen también tíos que viven solos con su mascota. En la presentación del librito de los ocho milloncejos se ha afirmado: «Es un placer desbancar aquella idea de que la familia la componen padre, madre e hijo»; frase que nos recuerda aquella otra que proferían unos personajes en La edad de oro, la película de Buñuel, mientras se arañaban y se sacaban los ojos, retozando en un jardín: «¡Qué placer haber asesinado a nuestros hijos!». Quiere decirse que el librito de los ocho milloncejos ha sido financiado por el placer de conmemorar la destrucción de la llamada, con estrafalario pleonasmo impuesto por el Régimen, «familia tradicional».
Uno, desde luego, puede entender sin escándalo que cada cual se lo monte como pueda y pruebe las más imaginativas modalidades de convivencia. Uno también puede entender que haya aborrecedores profesionales de la familia, de resultas de algún trauma infantil o como consecuencia de una indigestión de pienso ideológico, que encuentren un indescifrable placer en destruirla. Lo que ya desafía toda lógica es que los aborrecedores profesionales de la familia se empeñen en usurpar su nombre, para nombrar del mismo modo sus imaginativas modalidades de convivencia. Es como si yo, que aborrezco la gimnasia, pretendiera que mis michelines fuesen catalogados como músculos abdominales. A nadie le parecería de recibo que el Régimen financiara un librito de ocho milloncejos dedicado al culturismo en el que aparecieran unos tíos luciendo un barrigón que te cagas, o por el contrario más escuchimizados que la ministra de Sanidad; en cambio, se acepta como algo normal que se considere una «nueva estructura de familia emergente» a un tío que vive con su gato siamés, sin siquiera solicitarle certificado de cohabitación. ¿Vale el pulpo como animal de compañía?
Hemos de entender que, para el Régimen, cualquier forma de vida que alivia la soledad o entabla algún tipo de vínculo afectivo o seudoafectivo merece la consideración de «nueva estructura de familia emergente». Aplicando este criterio de manga ancha, podemos aceptar que un tío y sus peces de colores (que, además, tienen la ventaja de que no llegan con la suegra incorporada) constituyan una familia. Pero, puestos a ampliar el concepto de familia, yo creo que el Régimen se ha mostrado un tanto reservón en su librito de los ocho milloncejos. Así, por ejemplo, se echa en falta el retrato de un tío que viva con su aparato de radio: algunos locutores radiofónicos brindan más compañía (y, desde luego, más orgasmos) que un fox-terrier. También al tío que tiene un karaoke en casa y se lo pasa bomba entonando las canciones de Nino Bravo. ¿Es que los tíos que lloran de emoción mientras desafinan en el karaoke de su casa no tienen acaso su corazoncito? ¿Es que el vínculo afectivo que entablan con su ídolo difunto es acaso menos entrañable que el que entabla un tío con sus peces de colores? ¿Y qué decir del tío desesperado que alivia su soledad llamando al teléfono erótico o enchufado al ordenador, viendo como una tía guarra se desnuda en la webcam? ¿Acaso el tío desesperado y la tía guarra de la webcam no forman una familia alternativa, tan respetable como el tío que vive con su hámster? El tío desesperado tiene, además, la posibilidad de entablar delicadísimos diálogos platónicos con la tía guarra de la webcam, cosa a la que el hámster se muestra siempre reacio. ¡Pajoleros del mundo entero, reclamad vuestros derechos y exigid que en la próxima edición del librito de los ocho milloncejos incorporen vuestra «nueva estructura de familia emergente»!
Y mientras el Régimen se gasta ocho milloncejos en el librito de marras, cientos de miles de «familias tradicionales» no llegan a fin de mes. Que se jodan y se compren un caniche, si no quieren ser desbancadas.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.