Galicia

null

Hemeroteca > 25/08/2007 > 

Las torres de la discordia

POR EVARISTO AMADOSANTIAGO. ¿Se habría atrevido a novelar doña Emilia Pardo Bazán la polémica discusión en que se ha sumergido aquella que fue su casa? Reconstruido en 1809 por la escritora, las tres

Actualizado 25/08/2007 - 03:26:16
POR EVARISTO AMADO
SANTIAGO. ¿Se habría atrevido a novelar doña Emilia Pardo Bazán la polémica discusión en que se ha sumergido aquella que fue su casa? Reconstruido en 1809 por la escritora, las tres Torres de Meirás, morada de agosto del dictador y propiedad de la familia Franco desde su muerte, han vuelto a las portadas de los periódicos.
Las pretensiones del Ayuntamiento de Sada (BNG-PSOE) y la Consellería de Cultura de la Xunta (BNG) de inventariar su armazón e intestinos para declarar el edificio Bien de Interés Cultural y abrirlo a la ciudadanía en horarios limitados ha generado una gran controversia entre la población, que se divide entre disquisiciones históricas y la defensa de la propiedad privada.
Todo comenzó cuando el pleno de la corporación local aprobó de forma unánime -excepción hecha del Sada Popular del célebre Moncho Ares, que se abstuvo- solicitar a la Xunta la distinción para el Pazo «por su valor cultural, patrimonial e histórico». La Consellería de Cultura decidió entonces encauzar la petición de la corporación local y se propuso examinar el valor arquitectónico del conjunto, para lo que debería entar en la casa e inventariar sus pertenencias.
La única vía posible para acceder al edificio: la llamada telefónica que el departamento de Ánxela Bugallo espera todavía por parte de la propietaria, Carmen Franco Polo, que hasta final de mes pernocta en el pazo en compañía de la nietísima, Carmen Martínez Bordiu.
Irrupción unilateral
Aunque en principio aguarda «invitación» en próximas fechas, la Xunta ha advertido que no descarta fijar de forma unilateral un día para que los inspectores se introduzcan en la morada. Pese a que desde la Dirección Xeral de Patrimonio se remiten a la «promesa» de la propietaria de facilitar el acceso, lanzan un aviso: «Si aún así se niega la entrada, se iniciaría un expediente sancionador que podría conllevar una multa, pero por ahora queremos hacerlo por las buenas».
Mientras, las interesadas cenaban en la noche del pasado miércoles en la zona bien coruñesa: la Bordiu, con su madre, Carmen Franco Polo, que también posee en la ciudad la Casa Cornide, sita en el casco antiguo y con vistas a la Colegiata de Santa María del Campo. Ninguna de ellas quiso referirse al debate suscitado. «No he tenido ningún problema durante mi estancia en Meirás», señalaba Bordiu a un diario local.
De fondo, el debate sobre la legítima o ilegítima propiedad del inmueble: «Muchas personas se vieron privadas de sus recursos básicos, de sus fincas, en muchos casos sin pagar, mientras que otros fondos se recaudaron mediante extorsiones y amenazas», increpaba el concejal nacionalista Carlos Babío en el pleno sadense acerca de la suscripción popular que financió el regalo al dictador en 1939.
La pequeña granja hecha trizas por la invasión francesa se convirtió de la mano de Pardo Bazán y su madre en un robusto edificio romántico de tres torres, inmensa bilioteca y capilla con retablo barroco.
En adelante el Ayuntamiento de Sada, la Diputación de La Coruña (también en manos de la coalición PSOE-BNG) y la Consellería de Cultura tratarán de dirigir la «recuperación y disfrute público» del lugar en el futuro, actualmente propiedad privada. «Si en alguno de los restantes días de agosto a alguno que yo me sé se le ocurriese levantar cabeza...», pensará algún vecino.
El tradicional descanso veraniego de la familia Franco discurre este verano entre tambores de guerra. La Xunta de Galicia quiere abrir al público el Pazo de Meirás, de su propiedad, una vez a la semana
Los herederos de Franco todavía no han permitido el acceso de los técnicos al Pazo de Meirás
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.