Internacional

null

Hemeroteca > 25/07/2003 > 

EE.UU. enseña las fotos de Uday y Qusay para que nadie crea que siguen vivos

Tres soldados norteamericanos resultaron muertos cuando su convoy fue atacado en Mosul, la misma localidad en la que fueron abatidos los hijos de Sadam

Actualizado 25/07/2003 - 09:28:19
Las autoridades norteamericanas hicieron públicas ayer en Bagdad dos fotografías de los cadáveres de Uday y Qusay Hussein, para acabar de convencer a los incrédulos. Al mostrar las fotos de los rostros inermes de los dos hijos favoritos de Sadam Husein, Estados Unidos quería decirle a todos los iraquíes que el régimen ha desaparecido para siempre y que cualquier resistencia es estéril.
Aunque los continuos ataques contra las tropas norteamericanas parezcan contradecirlo, los militares insisten en que se trata de «una reacción desesperada de los últimos seguidores» del dictador. A estas alturas, si está vivo, hasta el mismo Sadam Husein ha visto las fotos.
Uday HuseinLa publicación de las dramáticas fotografías de Uday y Qusay por parte dela Autoridad Civil Provisional (ACP) se anunció ayer por la tarde en Bagdad, dos días después de que se dieran a conocer las primeras noticias --entonces todavía confusas- sobre su muerte en un enfrentamiento en la ciudad de Mosul. Las fotografías de los cadáveres han sido acompañadas de otras en las que se les puede ver vivos, para mostrar claramente lo que se quiere probar con ello: que los dos personajes más prominentes del régimendespués del propio Sadam, han desaparecido para siempre.
Los dos llevaban barba, probablemente intentando pasar desapercibidos mientras huían y se ocultaban por el interior del país, aunque esa circunstancia no impedía reconocerlos. Qusay aparece mucho más intacto que su hermano Uday, en cuyo rostro se aprecian claramente las señales de una herida. Los mandos norteamericanos han aportado también las radiografías en las que se aprecian las señales de las intervenciones quirúrgicas a las que fue sometido este último a consecuencia de un intento de asesinato.
Qusai HuseinSegún fuentes militares norteamericanas, la decisión sobre enseñar o no las imágenes se debe a una cuestión de modales, ante el hecho de que necesitaban que la población iraquí se convenciese de que la versión oficial de la muerte de los dos hermanos era cierta.
Las autoridades de EE.UU. habían invitado a los miembros del Consejo Provisional de Gobierno a que vieran los cadáveres con sus propios ojos y algunos de ellos, como el islamista chií Muaffak Al Rubai fueron ayer mismo hasta el aeropuerto de Bagdad y volvieron diciendo que estaban convencidos de que, efectivamente, se trataba de los dos hijos del dictador, pero este sistema no hubiera llegado al objetivo esencial de acabar con las habladurías.
Expectativas y modales
«Hemos querido contrarrestar las diferentes expectativas que se estaban creando con los modales de una sociedad civilizada como la que nosotros representamos», afirmó ayer una fuente militar norteamericana en Bagdad.
Los dos hijos de Sadam estaban prácticamente solos cuando fueron denunciados y eliminados, lo que según el análisis norteamericano significa «que los que aún les apoyan son ya muy pocos». Muchos o pocos, por ahora la noticia no ha logrado detener los ataques contra las fuerzas norteamericanas. Y para más simbolismo, ayer mismo y cerca de Mosul, un ataque contra un convoy de la 101 División Aerotransportada mató a tres soldados, cuando estaban patrullando al oeste de la ciudad. La unidad es la misma que participó en el asalto que acabó con los dos hijos de Sadam, lo que para las autoridades norteamericanas no tiene una relevancia significativa, ni se puede contemplar como una especie de venganza determinada.
Tampoco consideran importante que haya habido un número de bajas relativamente elevado, si se tiene en cuenta que lo habitual es que en este tipo de ataques haya uno o a lo más dos soldados muertos. «Cuando se dispara una granada como las RPG 7 que están usando estos grupos, las cosas son imprevisibles. A veces un trozo de metralla minúsculo alcanza el único punto vital expuesto, a veces no».
Lejos de cualquier triunfalismo, las fuentes militares dicen ahora que la muerte de los dos hijos de Sadam ya no es la receta mágica para acabar conlos ataques contra los soldados. «Sabemos que hay muy poca gente que aun se mantiene fiel a Sadam Husein y su familia, pero que desaparezcan los dos hijos no significa que también hayan desaparecido automáticamente todos ellos».
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.