HOME

null

Hemeroteca > 25/04/2004 > 

La mayoría grecochipriota rechaza el plan de Annan y entra sola en la UE

El rechazo del plan Annan para la reunificación de Chipre va a precipitar el reconocimiento por terceros países amigos de Turquía de la República turcochipriota

Actualizado 25/04/2004 - 10:20:06
Un sacerdote ortodoxo chipriota vota en el referéndum para la reunificación. AP
Un sacerdote ortodoxo chipriota vota en el referéndum para la reunificación. AP

ATENAS. Todo cambia para la isla de Chipre a partir de mañana. El resultado de los dos referendos del sábado ha sido categórico. La parte grecochipriota, (es decir la República de Chipre, internacionalmente reconocida) ha rechazado con un 75,16% el Plan de reunificación presentado por el Secretario General de Naciones Unidas y conocido como Plan Annan.

En la otra parte de la isla, la autoproclamada República Turca del Norte de Chipre, reconocida únicamente por Ankara , que ocupa casi el 40% de su territorio y es fruto de la invasión turca de 1975, el resultado fue un rotundo «sí» al Plan Annan con un 64,99% de votos. El resultado de los votos ya había sido predicho por las encuestas. Desde Bruselas se lamentó el «no» de la comunidad griega y se felicitó a la turcochipriota.

El 1 de mayo en la UE

El próximo 1 de mayo la República de Chipre pasará a formar parte de la Unión Europea, pero no reunificada. La comunidad griega ha seguido el consejo del Presidente, Tassos Papadopulos, que considera que no hay garantías suficientes para aceptar un plan que les produce una especial inquietud en cuestiones como por ejemplo la aplicación práctica y diaria de la libertad de movimiento, regreso a sus hogares de los «desplazados», indemnizaciones por sus propiedades a los grecochipriotas, permanencia de los colonos turcos «importados» desde 1975 y el complejo sistema parlamentario y judicial.

La comunidad grecochipriota sufrió hasta el último momento las presiones de EE.UU. y la UE para aceptar el plan, pero Nicosia considera que favorece y reconoce más derechos a la parte turca y subraya que una serie de exigencias -los denominados once puntos presentados por Turquía- fueron incluidos en el plan.

Los ex presidentes Vasiliu y Cleridis y sus seguidores se decantaron claramente por el «sí», pero el presidente, Papadópulos, y su mayor apoyo, el partido comunista Akel que dirige el presidente del Parlamento, Dimitris Cristofías, se decidieron por el «no». Además fue definitivo el veto ruso en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas sobre el embargo de armas y garantías de seguridad, apoyo logístico y financiero al plan.

Con el «sí», la comunidad griega piensa que tiene mucho que perder, empezando por la esperanza, mientras que con el «no» todo seguirá como hasta ahora, pero dentro de la UE.

El propio Cristofías apuntó la idea de celebrar un nuevo referéndum antes del próximo mes de diciembre -cosa que se niega en Naciones Unidas y la Unión Europea- porque cabe adivinar las consecuencias del rechazo: reconocimiento internacional de la República Turca del Norte de Chipre (RTNC) por terceros países -empezando por los amigos de Turquía, final del embargo económico a la RTNC, apertura de los puertos de su territorio, y llegada de apoyo económico europeo.

Desconfianza Europea

Además, otra consecuencia importantes del «no» grecochipriota será la desconfianza de la Unión Europea y la contrariedad no disimulada en absoluto del secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan, y de los políticos norteamericanos que tanto han presionado para que Chipre votase la aceptación de este plan.

Junto con eso habrá que contar con muchos problemas prácticos, empezando por la línea verde que atraviesa Nicosia y que será la nueva frontera de la Unión, posiblemente con la partida de las fuerzas de Naciones Unidas que la vigilan. Se espera que el gobierno plantee una serie de medidas favorables para los turcochipriotas (nunca para los colonos), para aligerar la burocracia y obtener rápidamente manos un pasaporte europeo.

Cambios en el norte

En el norte de la isla las cosas también cambiarán. Primero porque es obvio que el líder de la comunidad Rauf Denktash, el hombre fuerte apoyado por Ankara que quería el «no», ya no es dueño de la escena política aunque su hijo sea ministro de Exteriores del Gobierno de su opositor Talat.

Para Atenas la situación que se plantea en Chipre es difícil. El portavoz del Gobierno ha manifestado que Grecia seguirá ayudando a Chipre. Los socialistas trabajaron con fuerza por el si, los conservadores fueron prudentes y se manifestaron menos abiertamente. Ahora, además tendrán que mantener las buenas relaciones que han entablado con Turquía sin dejarse influir por los resultados.

El próximo lunes, en el Consejo de Asuntos Exteriores que se celebrará en Luxemburgo, el ministro griego discutirá las modificaciones comunitarias necesarias para regular las relaciones comerciales y económicas con los turcochipriotas, empezando por una ayuda de 250 millones de euros (a los que no se opone ni Atenas ni Nicosia) y la lucha contra un clima de desconfianza.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.