Gente

Gente&Estilo

Hemeroteca > 24/08/2003 > 

Los toros voladores de Stockhausen

Actualizado 24/08/2003 - 00:30:35
El gran concierto tuvo también una gran puesta en escena y contó con rostros conocidos como Naomi Campbell y Niki Lauda. FESTIVAL DE SALZBURGO Y AP
El gran concierto tuvo también una gran puesta en escena y contó con rostros conocidos como Naomi Campbell y Niki Lauda. FESTIVAL DE SALZBURGO Y AP
Cuando el compositor Karlheinz Stockhausen miró al cielo del aeródromo de Salzburgo el pasado viernes, se frotó los ojos. Lo primero en que pensó aquel que, a principios de este año, declaraba a ABC ser «una persona muy religiosa; un cristiano convencido», fue en el Apocalipsis. Que las cenizas de los tres Reyes Magos de la urna de la catedral de Colonia, a un paso de su Mödrath natal, habían vuelto a su aspecto carnal y, como Walkirias, en sendos Black Hawks suspendidos sobre su cabeza, formaban un cortejo al que se había unido en un cuarto helicóptero el mismísimo Papá Noel, creando una maravillosa imagen recortada en las crestas montañosas del Untersberg. Los cuatro, mutados en el conjunto de cuerda Stadler Quartet, venían a hacerle el mejor regalo que hubiese podido imaginar en el día de su 75 cumpleaños. La incógnita, para alguien que se ha burlado a lo largo de su obra de las normas del tiempo, no era la fecha en que los portadores se manifestaban, sino quién había puesto sobre la mesa la astronómica suma de euros que le permitía ver realizado el mayor sueño de su vida, el estreno mundial de su «Cuarteto para Helicópteros», escrito entre 1992-93, que tuvo que ser llevado al disco con efectos de estudio. Y al fin se interpretaba en el aire, dejando constancia directa de la proeza por gigantescas pantallas a miles de personas, mientras los altavoces repetían el sonido de los instrumentos mezclados con el de los aparatos voladores. Como testigo distinguido del milagro, Stockhausen contaba con Pierre Boulez, tiempo atrás compañero de aventuras innovadoras. Además de con Helga Rabl-Stadler y Peter Ruzicka, presidenta y director respectivamente del festival salzburgués, dentro de cuyo marco se encuadraba la efemérides.
El milagro era posible gracias a Dietrich Mateschitz, otro soñador, que une a su afición por la música y al amor por su ciudadsu pasión por la aero- náutica. Un espectáculo «único e irrepetible», en estos términos se invocaba, similar a los que subrayan expos y olimpiadas, que internacionalmente han catapultado a grupos españoles como Comediants o La Fura dels Baus. Si la historia olímpica de héroes y dioses que aquí se mostraba carecía tal vez en su resolución del talento con que dichos grupos saben encadenar sus discursos narrativos, lo que no le han faltado a Hubert Lepka, responsable del macromontaje, han sido medios para exponer su particular «Teogonía» durante las dos horas que permaneció cortado el espacio aéreo salzburgués, incluidos los medios humanos y materiales puestos a su disposición por el ejército.
Una importante presencia militar, aportando verdadera magia en algún momento del show. Desde las dos docenas de paracaidistas trayendo el fuego a la tierra hasta los 20 helicópteros del cortejo final. A destacar, la terrorífica intervención de Vulcano (un Harrier), mostrando en el aire su destructivo poder, bajo el atronador rugido de sus motores. Si la historia pudo resultar a veces difícil de seguir, no importa. «Veba volant», decían los clásicos. Lo que permanece en este caso son las acciones. En primer lugar, el millón y medio aproximado de euros obtenidos por taquilla, que a partes iguales sanearán las finanzas de tres organizaciones de asistencia -la Universidad Privada de Medicina y la Unidad de Pulmón del Hospital de Salzburgo, y la Fundación Mentor para la prevención de la droga, que preside la Reina Silvia de Suecia-.
La recaudación procede en su menor parte de las localidades populares de 50 euros, que no se agotaron en su totalidad. El mayor tirón, de las 2.000 entradas de otros tantos VIP, que cotizaron 500 euros por las suyas a cambio de salir en la foto. Un puñado de conocidos locales y algunos con rango de internacionales, como Niky Lauda, Naomi Campbell, el astronauta Aldrich o el Príncipe Alberto de Mónaco.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.