Cataluña

null

Hemeroteca > 24/02/2008 > 

Gruberova, «simply the best»

ÓPERA«Lucrezia Borgia»Música: G. Donizetti. Intérpretes: E. Gruberova, J. Bros, E. Podles, I D´Arcangelo, R. Padullés. O. S. del Liceo. Dirección: S. A. Reck. Lugar: Liceo, Barcelona. Fecha

Actualizado 24/02/2008 - 02:44:43
ÓPERA
«Lucrezia Borgia»
Música: G. Donizetti. Intérpretes: E. Gruberova, J. Bros, E. Podles, I D´Arcangelo, R. Padullés. O. S. del Liceo. Dirección: S. A. Reck. Lugar: Liceo, Barcelona. Fecha: 22-II
PABLO MELÉNDEZ-HADDAD
El cariño de los liceístas por sus ídolos operísticos va tejiendo la historia del buque insigne de la lírica española. Si la reciente «Elektra» se transformó en un homenaje a Eva Marton, esta «Lucrezia Borgia» lo fue para Edita Gruberova, que precisamente celebraba 40 años de carrera y 30 años de relación ininterrumpida con el coliseo barcelonés, siempre en plena forma, hoy como Donna Lucrezia y hace tres décadas como Constanze de «El rapto» mozartiano. Una pancarta colgada en los pisos altos del Liceo por los forofos de la soprano de Bratislava la saludaba como «Simply the best». Y con razón, ya que en este repertorio la «Grube» no tiene competencia: continúa ornamentando según el estilo y moldeando su «particella» a su entero antojo. La que puede, puede.
Esta auténtica fiesta belcantista la comenzó a desgranar mucho antes la gran Ewa Podles, realmente impresionante como Maffio Orsini a pesar del cambio de color que se evidencia en su tesitura y de la pérdida de esmalte en el grave; pero en su vocalidad asombrosa estos son detalles absolutamente menores y escucharla sigue siendo un privilegio.
Espléndido en el control del «fiato», maestro del fraseo y del «canto legato», de la expresión y del amor por la música, José Bros volvió a coronarse como uno de los grandes del panteón liceísta, bordando su papel. La corrección fue una característica en los andares de Ildebrando D´Arcangelo, sin atreverse a disfrutar con las posibilidades del «bel canto». Completaron el amplio reparto, entre otros, los eficaces Roger Padullés, Jordi Casanovas, Francisco Santiago y Balint Szabó. Mil impurezas se apreciaron en la sonoridad de la orquesta dirigida con mano rutinaria y poco vuelo teatral -aunque muy atento a las voces- Stefan Anton Reck; las trompas estuvieron a la altura de las circunstancias en su vital cometido pero la cuerda dejó mucho que desear.
La ópera no está en crisis, incluso en una versión de concierto como ésta. Sólo hacen falta voces espléndidas para que el espectáculo se convierta en una fiesta bañada de magia.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.