Cultura

Cultura

Hemeroteca > 23/06/2007 > 

Odyssey achaca a Volvo el secretismo de sus movimientos en aguas españolas

JESÚS GARCÍA CALEROMADRID. Dicen que un Volvo es la opción más segura, y el co-fundador de Odyssey, Greg Stemm, debe compartir esa idea, porque ayer afirmó a Reuters que todo lo ocurrido con las

Actualizado 23/06/2007 - 08:41:32
RAGEL  Patrullera «Río Pisuerga», en los muelles de Algeciras
RAGEL Patrullera «Río Pisuerga», en los muelles de Algeciras
Dicen que un Volvo es la opción más segura, y el co-fundador de Odyssey, Greg Stemm, debe compartir esa idea, porque ayer afirmó a Reuters que todo lo ocurrido con las autoridades españolas por el tesoro de 17 toneladas de monedas de plata es un «gran malentendido»... Y se lo achacó a la confidencialidad exigida por Volvo, patrocinador del concurso de promoción de Piratas del Caribe III. Recuerden: Odyssey hundiría un cofre con un «tesoro» que el ganador -la rusa Alena Zvereva, 23 años- rescataría.
Según la nueva versión de Odyssey, siempre que sus barcos han operado cerca de nuestras aguas o en ellas, ha sido para encontrar el lugar idóneo en el que enterrar el «tesoro» cuyo hallazgo vale un Volvo. Greg Stemm achaca a la «prensa irresponsable española» las pérdidas económicas causadas. Nada dice de la petición de Gran Bretaña de que revele a España el lugar del tesoro real para acabar con la polémica.
En el Ministerio de Cultura no daban crédito ayer a sus declaraciones y de lo más alto del Departamento surgió la frase, lapidaria: «Si todo era un malentendido bastaban cinco minutos para aclararlo con nosotros». Y así sería, si Stemm hubiera puesto en conocimiento de las autoridades españolas que el enredo se debía sólo al concurso de TV, ayer aplazado.
Ahora deberemos estrujar nuestro cerebro para hacernos a la idea de que realmente, y a pesar de los hechos demostrados hasta hoy, Odyssey no cubre actividades sospechosas con su opacidad informativa, y lleva siete años trabajando en un puñado de localizaciones del Estrecho de Gibraltar -casi todas en aguas españolas, o en la zona contigua- sólo para excavar el «HMS Sussex», patrocinado por el Gobierno Británico y con un permiso de Exteriores cuyas garantías no quiso tener en cuenta. Aunque también iba buscando el lugar más idóneo para enterrar un cofre de mentirijillas, el del concurso de Volvo. Item más, en sus ratos libres los barcos han peinado unos pocos puntos, según revelan las imágenes de AisLive, de alguno de los cuales -bingo- habría salido el medio millón de monedas de plata (aún no dicen si de acuñación española).
Siete años de trabajo, de la ceca a la meca marina, de conocimiento y roce con las exigencias españolas, con las garantías científicas y policiales españolas, para sacar un tesoro con nocturnidad de Gibraltar y dejarse enredar en un simple malentendido televisivo que podría haber acabado «en cinco minutos». El motivo del secretismo «nos da absolutamente igual a estas alturas», reiteran en Cultura lacónicamente.
ABC se puso en contacto ayer con Peter Janjbear, responsable de relaciones públicas de Volvo en Gotemburgo, quien lamentó tanto enredo y aseguró que lo más importante para la empresa es colaborar con las autoridades. Por eso se desmarca del secretismo: «Hemos pedido a Odyssey que revele confidencialmente el lugar en el que lo escondió. Las autoridades de España ya conocen el punto exacto, nos consta». Cultura reaccionó con sorpresa ante esta revelación: «Tal vez hayan informado a las autoridades portuarias, pero esa información ya no es relevante».
Por otro lado la Embajada inglesa en Madrid desmintió rotundamente lo afirmado por otro empleado de Odyssey a un diario de Hamburgo sobre la protección de la Armada británica en 2005 ante el asedio de la Guardia Civil: «Rotundamente falso, jamás un soldado armado ha subido a los barcos de esta empresa y menos para protegerles de la Guardia Civil», afirmaron. ¿Otra mentirijilla a bordo del barco de Odyssey?
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.