Cataluña

null

Hemeroteca > 23/06/2005 > 

La instalación de radares ha evitado 215 accidentes en las Rondas el último año

Actualizado 23/06/2005 - 02:18:04

BARCELONA. Transcurridos dos años desde la implantación de los radares fijos de control de la velocidad en las Rondas de Barcelona, la eficacia de estos dispositivos ha quedado sobradamente probada, en una tendencia en la disminución de accidentes que se ha consolidado en el segundo año de funcionamiento. En las Rondas se produjeron un 23% menos de accidentes en 2004 con respecto a 2003, en comparación con el descenso del 4% en el conjunto de la ciudad. En la misma línea, un estudio presentado ayer en el XII Fórum Barcelona de Seguridad Viaria, aporta algunos datos que todavía han convencido más al Área de Movilidad del Ayuntamiento sobre la bondad de una medida que a partir de este verano comienza su extensión al conjunto de la ciudad.

El estudio presentado señala que en en 2004, los radares de las Rondas han evitado 215 accidentes -99 de los cuales con víctimas-. El número de personas que se han salvado de sufrir heridas o fallecer en estas vías ha sido de 187, mientras que 271 vehículos se han librado de verse implicados en algún tipo de percance.

Más eficaces en el segundo año

El estudio, elaborado por la Agencia de Salud Pública de Barcelona, realiza una comparativa entre la accidentalidad en las Rondas y las vías de acceso a la ciudad. Tomando como índice el número de percances cada 100.000 vehículos por kilómetro, en las Rondas se ha pasado de 57,2 en 2001 a 38,8 en 2004, mientras que en las vías de acceso se pasó de 199,1 a 167,3, una disminución proporcionalmente mucho menor.

El estudio también constata que la eficacia disuasoria del radar se consolida al segundo año de su instalación, algo que la autora del estudio, Catherine Pérez, atribuyó a que parece que el «conductor necesita saber que las multas llegan efectivamente a casa» para empezar a disciplinarse. Igualmente, el informe presentado constata que la eficacia de estos dispositivos aumenta durante los fines de semana y la noche, franjas donde la velocidad media aumenta y por tanto el control se hace más necesario. De las 250.000 multas por exceso de velocidad que se imponen al año en Barcelona, la mitad se localiza en las Rondas.

La satisfacción por el resultado de la instalación de los ocho radares fijos en las Rondas -hay otros 22 dispositivos o puntos de control móviles en el resto de la ciudad- ya llevó al Ayuntamiento a anunciar su extensión a otras vías de la capital catalana. Así, el próximo mes empezará la instalación de otros siete dispositivos -uno en cada entrada de Diagonal, Via Augusta y Meridiana, y otros dos por cada sentido en la Ronda del Mig-, si bien su entrada en funcionamiento no se ha concretado, ya que antes tendrán que recibir la certificación del Instituto Nacional de Metrología. Por otra parte, y también tras un balance positivo de sus primeros meses de actuación, el Consistorio adquirirá dos nuevos vehículos de control del carril-bus, que se sumarán a la unidad ya en funcionamiento.

En paralelo, y con el ejemplo de la intervención sobre el cruce Gran VíaBalmes, en las jornadas sobre seguridad viaria se constató como actuaciones mínimas sirven para reducir el número de accidentes. En este cruce, elmás peligroso de la ciudad -38 accidentes en 2004-, con la modificación de las flechas de dirección, la instalación de una señal de sentido obligatorio y el cambio de los ciclos semafóricos se ha conseguido reducir a la mitad el número de percances.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.