Cataluña

null

Hemeroteca > 23/02/2003 > 

Gaudí y el Hotel de Nueva York

Actualizado 23/02/2003 - 05:00:04
Simulación por ordenador del Hotel Attraction a partir de los bocetos de Gaudí yla monografía y dibujos que Juan Matamala trazó entre 1952 y 1956
Simulación por ordenador del Hotel Attraction a partir de los bocetos de Gaudí yla monografía y dibujos que Juan Matamala trazó entre 1952 y 1956
El Hotel Attraction sigue dando guerra. A partir de los documentos de la Cátedra Gaudí puede demostrarse la vigencia de la arquitectura gaudiniana y su posible adaptación a los proyectos de Low Manhattan Developement Corporation para la Zona Cero:
Sobre el trágico solar sigue aleteando la silueta que el arquitecto de Reus concibió para Nueva York hace casi un siglo
No fue Gaudí precisamente amigo de divulgar su obra. Antes al contrario; baste recordar la exposición que le montó don Eusebio Güell en el palacio de BellasArtes de París en 1910. Gaudí ni siquiera viajó para la inauguración y entre las obras expuestas, -fotos, planos y maquetas- no hubo ninguna referencia a obras tan importantes como la catedral e Mallorca, la Casa Batlló, la iglesia de la Colonia Güell o el palacio episcopal de Astorga.
Tampoco figuraba nada del importante proyecto de un Hotel en Nueva York, obra ni tan siquiera iniciada de la que se ocupó entre 1908 y 1911.
Debieron perderse en 1936 unos dibujos de gran tamaño sobre papel continuo; solo se salvaron siete croquis de mano de Gaudí que conservó Lorenzo Matamala, el jefe de modelistas del Templo y que pasaron luego a su hijo Juan, escultor y luego biógrafo del arquitecto.
Estos dibujos junto con otros diez de mano de Juan Matamala, trazados entre 1952 y 1956, son los que han dado que hablar a propósito del intento de construir el hotel en el solar de las Torres Gemelas de Manhattan. Pero, además de los 17 dibujos de marras, Matamala escribió una extensa y completa monografía de 60 páginasen forma de memoria descriptiva. Explicaba, de manera pormenorizada, la forma del hotel y los métodos constructivos propuestos por Gaudí.
Proyecto redivivo
Sorprende que J. F. Ràfols en su biografía Gaudí de 1929 no mencione el proyecto de hotel, pero debe entenderse que cuando Ràfols trabajó como dibujante en la Sagrada Familia entre 1914 y 1916, Gaudí ya se había olvidado del fracasado intento hotelero y, si bien Ràfols catalogó el archivo de Gaudí en su casa del Park Güell, no hizo lo mismo con el de la Sagrada Familia, que nunca fue sistemáticamente estudiado. Tampoco Puig Boada lo menciona, pero debe entenderse que este arquitecto no entró en relación Gaudí hasta 1913 y su tarea como director de las obras de la Sagrada Familia no se materializó hasta 1960.
George R. Collins no menciona este proyecto en su libro de 1960 pero sí lo hace en el de 1983. Yo entré en contacto con Juan Matamala en 1968; después de complejas gestiones se logró que su archivo, compuesto por más de un centenar de esculturas, dibujos y fotografías, pasara a la Cátedra Gaudí en 1972; acto seguido, se celebró una exposición en la capilla de Santa Elena del Hospital de la Santa Cruz,que pasaría a exhibirse en 1978 en trece ciudades japonesas.
Mantuve mi amistad conMatamala hasta su fallecimiento en 1977 y me consta su convencimiento total sobre la autenticidad de los dibujos de Gaudí y la ardua tarea que exigió la confección de la monografía que los acompaña.
En 1995 el arquitecto mexicano Marcos Mejía López realizó en la Cátedra Gaudí un cumplido estudio de las proporciones, tanto de los dibujos de Matamala, como de los que se atribuyen a Gaudí. Pudo comprobar que los primeros -firmados y fechados-, son de Matamala, pero los siete restantes presentan unas proporciones distintas y por tanto son de otra mano, que ha de ser la de Gaudí, so pena que se admitiera la presencia improbable de un tercero en discordia.
El hotel es posible
El hecho es que, con la documentación gráfica y escrita existente, es posible redactar un proyecto de hotel para Manhattan. La forma de catenoide que presentan las cinco torres del edificio es un seguro de estabilidad y equilibrio, propio de las construcciones gaudinianas. El proyecto se puede redactar de acuerdo con los datos existentes y se podrá construir, si alguien se decide a hacerlo, en Manhattan o en cualquier otro lugar.
La permanente vigencia de la arquitectura gaudiniana, basada en las formas de la Naturaleza, que nunca pasan de moda, permite imaginar que aquella idea constructiva de Gaudí, originada por el encargo de dos norteamericanos en 1908, era posible entonces y lo es ahora, ya que no depende de los gustos del momento. Gaudí fue un arquitecto muy especial; estuvo por la labor y dedicó todas sus energías a resolver los problemas de equilibrio de los edificios con la sensatez y el sentido común más palmarios.
Interés en la Zona Cero
La sola mención de la existencia de los croquis gaudinianos despertó el mayor interés entre los responsablesde la Zona Cero y ha dado lugar a la presentación, promovida por la Generalitat de Catalunya, de una interpretación virtual del proyecto en la Universidad de Nueva York, acto al que asistieron unas doscientas personas y generó numerosos comentarios en los medios de difusión.
El periodista Glenn Collins, especialista de arquitectura en el «New York Times» me tuvo al teléfono tres cuartos de hora para una entrevista que apareció en dicho periódico ocupando dos páginas. Estas declaraciones y la presentación del cederrón de Marc Mascort han despertado un inusitado interés en toda la prensa, radio y televisión de casi un centenar de países y, concretamente en México, el arquitecto y profesor de Escuela de Arquitectura de Toluca, Marcos Mejía, ha sido requerido por los medios de difusión de su país para que expusiera sus estudios acerca del proyecto de Gaudí.
En octubre se celebró una exposición en la Real Cátedra Gaudí y se publicó un interesante catálogo. Hay pues un indudable interés general sobre este proyecto tantos años olvidado, imaginado por Gaudí no solo como un gran hotel sino también como un homenaje a América con un gran salón de enorme altura que debe culminar el edificio.
El arquitecto de Boston Paul Lafoley trabaja en un proyecto inspirado en los croquis de Gaudí y por parte de Low Manhattan Development Coropration se comunicó por escrito a la cátedra Gaudí que sería muy de desear que los arquitectos que se presenten al concurso de proyectos para la Zona Cero se inspiren en los dibujos de Gaudí custodiados en Barcelona. En el futuro inmediato se determinará la forma de los edificios que han de substituir a las torres gemelas, pero por encima del trágico solar aletea una idea de Gaudí, concebida hace casi un siglo, pero brillante, viva y posible en el siglo XXI.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.