Castilla y León

null

Hemeroteca > 21/10/2007 > 

El Papa beatificará la semana que viene a 211 mártires de la Comunidad

MAR GONZÁLEZBURGOS. El Papa Benedicto XVI beatificará el próximo 28 de octubre a 498 mártires de la persecución religiosa en España entre los años 1934 y 1939. De ellos, más del cuarenta por ciento

Actualizado 21/10/2007 - 10:30:57
El Papa Benedicto XVI beatificará el próximo 28 de octubre a 498 mártires de la persecución religiosa en España entre los años 1934 y 1939. De ellos, más del cuarenta por ciento, 211 en total, nacieron en Castilla y León cuyas diócesis y congregaciones se han volcado en la organización de viajes para acudir a Roma ese día. Do obispos, veinticuatro sacerdotes diocesanos, un diácono, un subdiácono, un seminarista, siete laicos y 462 religiosos de distintos Institutos de Vida Consagrada conforman la que será la beatificación más numerosa de toda la historia de la Iglesia.
Hasta la fecha han sido beatificados 479 mártires de la persecución religiosa en España entre 1934 y 1939, de los cuales 11 ya han sido canonizados. Una parte importante de los futuros beatos nacieron en Castilla y León donde destacan los 56 pertenecientes a la provincia de Burgos, 55 nacidos en la Diócesis y uno más del Condado de Treviño, perteneciente a la Diócesis de Vitoria. En la actualidad ya existen 4 santos y 15 beatos mártires de la persecución religiosa, a los que se unirán esos otros 56 el próximo 28 de octubre.
De los futuros beatos burgaleses, todos menos uno pertenecen a seis órdenes distintas, todas ellas masculinas, que fueron martirizados entre el 23 de julio y el 23 de diciembre de 1936. Sus historias son una muestra de los que vivieron y sufrieron durante esa época cientos de religiosos en España. El grupo más numeroso de los nuevos beatos burgaleses está compuesto por 15 religiosos Maristas (de los 47 que serán beatificados), martirizados el 8 de octubre de 1936 en Montcada (Barcelona).
Por su parte, la Orden de San Agustín (Agustinos) es la más representada en el grupo de los futuros beatos. 98 miembros de esta Orden serán beatificados, entre los cuales hay 13 burgaleses, martirizados en diversas fechas y lugares desde Belinchón en Cuenca a Valleca o Paracuellos del Jarama en Madrid. Otro numeroso grupo lo componen los Hermanos de las Escuelas Cristianas o Hermanos de La Salle, con 58 nuevos beatos, de los cuales 11 son burgaleses, martirizados Montcada (Barcelona), Fuente del Fresno (Ciudad Real) o Lorca (Murcia).
Además, de los 59 salesianos que serán elevados a los altares, seis son burgaleses, y otros cinco pertenecen a la orden de predicadores dominicos que, en total, tendrá 62 nuevos beatos. También se incluyen en el listado cuatro novicios franciscanos nacidos en la provincia de Burgos y martirizados el 16 de agosto de 1936 en Boca de Balondillo y Fuente el Fresno (Ciudad Real).
Los tres de Ubierna
El único laico burgalés que será beatificado se llamaba Juan de Mata Díez y murió junto a su hermano Higinio. Un día más tarde fue fusilado su mentor, el sacerdote salesiano Enrique Sáiz. Los tres eran de Ubierna donde en la actualidad viven un centenar de vecinos que seguro los recordarán en la ermita de su patrona, Nuestra Señora de Montes Claros. Juan de Mata era cooperador salesiano y tenía 27 años cuando murió junto a su hermano mayor, Higinio, postulante salesiano de 33 años de edad. Naturales de la localidad de Ubierna, con un centenar de habitantes en la actualidad, su fe les llevó a distintos puntos de la capital de España. El primero era colaborador en un colegio de Atocha en Madrid y el segundo, postulante en otro de Carabanchel.
Allí les pilló la persecución religiosa de julio de 1936 a la que sobrevivieron un tiempo. Juan consiguió escapar y vivir escondido en una pensión hasta que, en un registro hecho por los milicianos, fue reconocido como persona religiosa. Su hermano Higinio fue detenido en julio con toda la comunidad, puesto en libertad y otra vez arrestado meses después. Ambos fueron fusilados la noche del 1 octubre del 36.
Un día después fue fusilado el sacerdote salesiano Enrique Sáiz Aparicio, mentor de Higinio con quien estaba en la Casa de Carabanchel Alto asaltada por los milicianos en julio del 36. Según se recoge en la causa abierta para su beatificación, en ese momento se ofreció a morir por sus compañeros, algo que no fue aceptado. Tras ser detenidos todos los miembros de la comunidad y puestos en libertad, buscó refugio para cada uno y siguió interesándose por la suerte de todos. El 2 de octubre de 1936 los milicianos, sabiendo que era sacerdote, lo apresaron y lo fusilaron hacia las 10 de la noche. Además de Ubierna, son muchos los pueblos de Burgos y Castilla y León donde el proceso de beatificación de mártires ha servido para recuperar la memoria de quienes un día dejaron su casa para servir a Dios a través de las distintas congregaciones religiosas y encontraron la muerte por esta causa.
Todas las diócesis de la comunidad han organizado viajes para acudir a Roma a la beatificación de sus mártires. Sólo de Burgos, y encabezados por el arzobispo, Don Francisco Gil Hellín, acudirán más de un centenar de personas en dos viajes en avión y autobús respectivamente. La peregrinación diocesana que se celebra anualmente se ha hecho coincidir con esta fecha tan señalada para una diócesis que sumará más de medio centenar de beatos ese día.
A los viajes organizados por las diócesis, se sumarán quienes se desplacen a Roma de forma particular y, especialmente, quienes lo hagan con las distintas congregaciones vinculadas al proceso de beatificación que moverán a cientos de personas de la comunidad.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.