Cultura

Cultura

Hemeroteca > 21/01/2004 > 

El Museo Reina Sofía redescubre a Hannah Höch, pionera del fotomontaje

Actualizado 21/01/2004 - 23:58:14
Así vio Hannah Höch a «Los periodistas» en 1925
Así vio Hannah Höch a «Los periodistas» en 1925
MADRID. Juan Vicente Aliaga, comisario de la exposición, habla de ella como «mujer total». Una definición acertada si leemos su biografía o contemplamos su obra. Protagonizó una de las peripecias más interesantes de la vanguardia europea, desde una perspectiva alemana, junto a George Grosz, John Heartfield o Raoul Hausmann. Con este último compartió su vida hasta que conoció a la escritora holandesa Til Brugman, con quien convivió durante nueve años. La androginia y el amor lésbico están siempre presentes.
Pionera del fotomontaje, su afán por experimentar cosas nuevas le llevó a crear una personalísima obra, en la que se entremezclan pinturas, acuarelas y dibujos con fotografías, collages, muñecas, bordados y diseños para vestidos y pasamanería, imágenes de cosmonautas (se sintió fascinada por el lanzamiento del Sputnik); los trabajos expresionistas con los dadaístas... Muy sensibilizada con los cambios sociales que se estaban produciendo en la convulsa Europa de la época, destacó muy especialmente su afán por reflejar una nueva imagen de la mujer -emancipada y emprendedora-, mofándose con su aguda ironía del lado más «cosmético» y superficial en imágenes grotescas, casi monstruosas.
La figura de Hannah Höch (Gotha, 1889-Berlín, 1978) se ha relegado a un segundo plano; su descubrimiento ha sido tardío. Como recuerda el director del CARS, Juan Manuel Bonet, han sido escasas las monográficas en nuestro país de esta artista alemana. «Ha sido una aventura fascinante y deliciosa», comentaba satisfecho el comisario, que ha estado enfrascado en este proyecto durante más de tres años y medio. El resultado ha merecido la pena: se reúnen 189 obras en la tercera planta del CARS. Arranca con un conjunto de acuarelas abstractas. El recorrido continúa con sus obras dadaístas, sus incursiones en el teatro de la mano de Schwitters con diseños para escenografías... El apartado más interesante llega con sus espléndidos fotomontajes. Le gustaba descomponer y recomponer, rediseñar el cuerpo humano sin tapujos, mezclando culturas, fragmentos de hombres y mujeres, de adultos y niños... Algo que harían después otros muchos artistas. Como curiosidad, se exhibe como primicia un álbum de recortes inédito, matriz de su trabajo creativo, que ni siquiera se ha visto en Alemania. Otro de los apartados más atractivos es una sala en la que se muestra uno de los aspectos más intimos de Hannah Höch: su visión agridulce de la maternidad. Abortó dos veces, lo que la sumió en un inmenso dolor y sentimientos contradictorios sobre la sexualidad.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.