Tecnología

Hemeroteca > 20/11/2006 > 

Wikipedia tiene los pies de barro

«Wiki» es, al parecer, «rápido» en hawaiano y la Wikipedia lo es. Tanto que, entre cambios y aportaciones, parece que cada noche se ha escrito un tomo nuevo en la primera enciclopedia democráticamente

Actualizado 20/11/2006 - 16:59:50
«Wiki» es, al parecer, «rápido» en hawaiano y la Wikipedia lo es. Tanto que, entre cambios y aportaciones, parece que cada noche se ha escrito un tomo nuevo en la primera enciclopedia democráticamente global.
Si ello la hace más actual o accesible, no la convierte también y automáticamente en más creíble: quien la consultara ayer creería que la figura cómica de «Borat», que protagoniza el filme de Sasha Baron Cohen, es el presidente de Kazajistán (Nursultán Nazarbayev de nombre).
En el II Foro del Futuro, desarrollado en Dresde, el gurú del cyberespacio Jaron Lanier pone en guardia contra la presunta «sabiduría de las masas», peligro que Alemania ha conocido bien el pasado siglo.
Durante diez meses, la isla de Porquesia existió ante la costa siria, pero sólo en la Wikipedia. Y es que no se trata de la Biblia por el mero hecho de estar construida por decenas de miles de cooperantes voluntarios ni, simultáneamente, estar al alcance de cualquier teclado.
La Britannica, el Larousse...
El conocimiento puede ampliarse, o no, democráticamente; puede facilitarse gratuitamente o sin que haya que levantarse a buscar unos tomos a la biblioteca, lo que es cómodo, pero no da mayor prestigio ni decide la verdad sólo porque salga como por ensalmo al darle al «enter». Para bien, en unos aspectos, o para mal en otros, la Wikipedia no es la enciclopedia Britannica, el Larousse o el Espasa.
En Alemania, donde las universidades siguen este fenómeno de cerca y han descubierto cientos de artículos copiados a capón de la extinta Enciclopedia de la RDA, el diario «Bild» ha dado en llamarla la «wiki-fallia», por fallos deliberados como escribir que el mediador internacional Thorvald Stoltenberg ha estado en la cárcel por pedofilia; o que la rectora de la universidad de Cincinnati sería a ratos también prostituta de lujo; o que el periodista John Seigenthaler estuvo implicado en el atentado a Kennedy; o que la violación sería un hobby típico en Kazajistán...
Esta enciclopedia en la red carece de redacción central, ni tiene profesores al cargo, aunque sí cuenta con 5.000 «guardianes honorarios» que controlan y borran las burradas. Pero nadie sabe si tras cada contribución hay un experto, un cachondo o un difamador. Por ejemplo, un empleado de una firma de telecomunicaciones escocesa escribió sobre sí como si fuese un rancio aristócrata y un héroe de guerra.
Errores «piloto»
El diario «Süddeutsche Zeitung» ha introducido a propósito errores simples para ver cuánto tiempo duran: «Village People cantó en la jura del presidente Reagan», o «un intento fallido para fabricar autobuses Volkswagen provocó despidos en 1963». El primero de estos errores fue detectado y retirado en dos días, el segundo seguía aún ayer visible.
El «patriarca» de internet y creador del término «espacio virtual», Jaron Lanier, dice al semanario «Spiegel» que en la Wikipedia «la propensión al linchamiento es muy real... Es un mundo en el que quienes dictan la verdad son los más obsesionados e implicados»; y opina que existe un claro riesgo de narcisismo, «como en esos jóvenes que pintan las paredes, pero no se atreven a dar la cara».
Lanier pone en duda la llamada «sabiduría de las masas» tras la Wikipedia, los blogs e internet, y ve un gran poder en la «religión de los "freaks" del ordenador», que creen que «es el pueblo el que sabe lo que quiere». Adelanta que, basado en el éxito de la Wikipedia, un tiburón de Silicon Valley quiere ahora hacer música según los algoritmos estadísticamente preferidos por la gente: «Cree que en diez años será posible generar en internet más de lo que un compositor podría crear en toda su vida, y para cada cual lo que desee escuchar. O sea, que no hará falta volver a estudiar música».
El pillaje de contenidos, por otro lado, será más posible aún en el nuevo «internet participativo» Web 2.0, según el experto en medios Siegfried Weischenberg, que avisa contra la gratuidad tradicional de contenidos en internet: «Hacemos como si esos contenidos cayeran del cielo, pero en su mayoría son reciclaje y saqueo de la propiedad intelectual de otros». Lo que ha pasado con YouTube, dice, puede suceder cuando un día Google compre Wikipedia: Se verá, primero, que unos cobran por el trabajo idealista de otros y, luego, cuántos artículos son susceptibles de querella.
Google acaba de comprar el software de Wiki, Jotspot, que permite la interacción y participación. Con 5 millones de artículos en 230 lenguas desde su aparición en 2002, es la enciclopedia más buscada y citada ya en cualquier ambiente y la página número 35 entre las más visitadas en internet.
Criterios más estrictos
Consultados por ABC, los responsables de la Wikipedia Deutschland aseguran que, desde el pasado verano, se imponen criterios más estrictos de contenidos para evitar plagios y vandalismo.
Preguntado por «Süddeutsche Zeitung», Jimmy Wales, que fundó la Wiki con Larry Sanger en 2001, reconocía la necesidad de un equilibrio entre protegerse de abusos y mantener una participación abierta, y sugería el próximo establecimiento de páginas fijas, con contenidos estables «en páginas cuya calidad sea indisputable». Una comisión profesional prepara ya un índice. Su contenido se llamará Citizendium.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.