Toledo

null

Hemeroteca > 20/07/2008 > 

Naruhito sació su curiosidad por Juanelo y el embrujo de La Mancha

M. CEBRIÁN/JULIO GARCÍATOLEDO. La visita del príncipe heredero de Japón, Naruhito, sacó a los ciudadanos de Toledo de la astenia veraniega, y es que, pese a que ayer fue uno de los días más calurosos

Actualizado 20/07/2008 - 11:11:57
La visita del príncipe heredero de Japón, Naruhito, sacó a los ciudadanos de Toledo de la astenia veraniega, y es que, pese a que ayer fue uno de los días más calurosos del año, una hilera de coches de seguridad sorprendió a los vecinos toledanos en su paso fugaz por tierras castellano-manchegas, en lo que está siendo su viaje oficial en España con motivo de la celebración de la Exposición Internacional de Zaragoza.
La primera parada de Naruhito tuvo lugar en la sede de la Presidencia regional, en el antiguo Colegio de Doncellas, donde fue recibido por el presidente autonómico, José María Barreda, y su esposa, Clementina Díez de Baldeón, acompañados por otras autoridades locales y autónomicas, como el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, Máximo Díaz Cano; el alcalde de Toledo, Emiliano García-Page; el consejero de Industria y Sociedad de la Información, José Manuel Díaz-Salazar; la consejera de Cultura, Soledad Herrero; el director del Instituto de Promoción Exterior de Castilla-La Mancha (IPEX), Javier Vega; y el director general de Turismo, Rafael Cabanillas, entre otros.
Allí Naruhito firmó en el Libro de Honor y despachó en una reunión con Barreda, que fue aprovechada por el presidente regional para agasajar al heredero nipón con una serie de presentes. Entre los regalos está una edición numerada en inglés y español del libro anónimo «Los veintiún libros de los ingenios y máquinas de Juanelo Turriano», que es una colección de siete tomos (dos en inglés y cinco tomos en español) y un DVD elaborado por medios gráficos de Castilla-La Mancha sobre «El Artificio de Juanelo» editado en inglés.
Cargado de regalos
Además, recibió una edición especial de «El Quijote» elaborado por Francisco Rico con motivo del IV Centenario de la primera parte, una muestra de los mejores vinos de la región en un estuche de seis botellas, sendos libros de la Ciudad Imperial, «Los Privilegios de Toledo» y «Postales de Toledo» de Luis Alba entregados por el alcalde de la ciudad y, por último, una caja con marionetas para la princesa Aiko.
Aún en la capital toledana, Naruhito visitó el Centro de Operaciones de Energías Renovables de Iberdrola, una instalación desde la cual la empresa controla en tiempo real sus parques eólicos y centrales minihidráulicas en todo el mundo. La ubicación de este centro en Toledo se enmarca en el compromiso de Iberdrola Renovables con el desarrollo de las energías limpias en Castilla-La Mancha, donde ha invertido hasta la fecha 2.000 millones de euros y prevé destinar unos 2.000 millones adicionales hasta el año 2012 al desarrollo de distintas tecnologías, fundamentalmente eólica, termosolar y biomasa, lo que está condicionado a la obtención de los permisos y autorizaciones.
Antes de marcharse de la ciudad, el príncipe nipón asistió al mirador de la Ronda de Juanelo, donde atendió a la explicación del funcionamiento del antiguo artificio hidráulico fabricado Juanelo Turriano, conocido como el relojero de Carlos V, en el que tanto interés mostró Naruhito.
Molinos de viento
Seguidamente el príncipe heredero de Japón se desplazó junto a las autoridades autonómicas hasta la localidad toledana de Consuegra, donde visitó los molinos del Cerro Calderico; la población ciudadrealeña de Alcázar de San Juan, donde pararon para almorzar en las Bodegas Viñasoro, y finalmente, Campo de Criptana, para visitar los molinos de viento y las cuevas de «Las Musas».
En la localidad de Consuegra, en la puerta del molino Rucio y a cuarenta grados de temperatura, fue recibido por el alcalde, Benigno Casas, y miembros de su Corporación. Pasando a su interior Naruhito se mostró vivamente interesado por su maquinaria y funcionamiento, a la vez que depositaba en la tolva un puñado de trigo para la molienda. Acabado el acto, posó de forma distendida junto a los componentes del grupo de teatro «Vitela», que recrearon una estampa molinera, al tiempo que efectuó algunas fotos con su cámara.
En las Bodegas Viñasoro de Alcanzar de San Juan, el príncipe pudo degustar un típico menú manchego. En el brindis agradeció la hospitalidad de los castellano-manchegos, cuya Comunidad ya visitó en 1985, y subrayó la alegría que le causaba volver a la tierra natal de don Quijote, «la tierra del sueño para muchos japoneses». Destacó también que España ha sabido compatibilizar su gran desarrollo con la tradición.
Por su parte, el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda afirmó, en nombre de los castellano-manchegos, «sentirnos muy honrados» con la visita de Naruhito a esta comunidad autónoma. Destacó que el príncipe heredero de Japón es una «persona culta», especialmente con los temas relacionados con el agua.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.