Sociedad

null

Hemeroteca > 20/02/2004 > 

Impuestos a la comida basura en Gran Bretaña

El Gobierno de Tony Blair, alarmado por el incremento de la obesidad, estudia aplicar un impuesto extra sobre hamburguesas, patatas fritas, refrescos...

Actualizado 20/02/2004 - 03:00:03
El 20 por ciento de la población del Reino Unido es obesa. AP
El 20 por ciento de la población del Reino Unido es obesa. AP
LONDRES. Engordar se va a poner caro en el Reino Unido si finalmente el Ejecutivo de Tony Blair, alarmado por el incremento de la obesidad, aplica un impuesto extra sobre la llamada comida basura, tal como reclama un informe gubernamental. Etiquetas con avisos de peligrosidad, siguiendo el ejemplo de los paquetes de tabaco, pueden acompañar a los alimentos que se consideran más engordantes, y el reparto de bonos podría ayudar a la compra de fruta y verdura con la que equilibrar la mala alimentación. No se descarta, además, subvencionar la asistencia al gimnasio.
La lista negra de alimentos nocivos la componen hamburguesas, patatas fritas, alas y patas de pollo condimentadas, pizzas preparadas, chocolates, helados y refrescos carbónicos. La tasa, combinada en ocasiones con un incremento del IVA, también podría afectar a otros productos con gran cantidad de grasa, como quesos, mantequilla y leche entera. La Federación de Comida y Bebida rechaza la propuesta porque la considera negativa para la industria y la salud de las personas.
Basta pasearse al mediodía por cualquier calle comercial del país para darse cuenta de que todos esos alimentos constituyen la dieta esencial del británico medio, al que no le gusta demasiado cocinar y además no está muy dispuesto a pagar los elevados precios de los restaurantes.
Este tipo de dieta se ha generalizado tanto, que la obesidad está llegando a niveles alarmantes. Del casi 10 por ciento de población obesa que existía en el Reino Unido en los años ochenta se ha pasado en la actualidad a un 20 por ciento y un informe del Colegio de Médicos advierte que en el año 2020 un tercio de los adultos puede estar gordo. Estas cifras han contribuido al incremento de las enfermedades de corazón, que han sobrepasado al cáncer como principal causa de muerte en el país.
Así las cosas, la Unidad Estratégica de Downing Street -un equipo de asesores que se dedica a preparar al primer ministro baterías de medidas para lograr determinados objetivos- ha preparado un informe en el que se propone la introducción de un nuevo impuesto, así como la generalización del máximo tipo de IVA para los productos más engordantes, según aseguraba ayer «The Times».
Máquinas de refrescos
Con ello, el Gobierno británico se adelantaría a posibles decisiones de Bruselas, que está estudiando la manera de ejecutar recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud sobre obesidad. Las propuestas siguen, además, a la presión que se está ejerciendo a compañías de bebida, como Coca-Cola, para que retire sus máquinas de venta de los colegios.
El ministro de Sanidad, John Reid, ya ha anunciado que el Gobierno otorgará bonos canjeables por fruta y verdura a las familias pobres para facilitarles seguir una dieta más completa. Esos bonos, que pueden beneficiar a unos 800.000 británicos, serán de cuatro euros a la semana para las familias con hijos de más de un año, y del doble en el caso de familias con niños de menos de un año de edad. Estas ventajas se extenderán a todas las mujeres embarazadas de menos de 18 años.
La Asociación Británica de Dietética considera que haciendo que los consumidores compren productos más saludables mediante el encarecimiento de los que desean evitarse no es atacar la causa real de la obesidad. Según esta entidad, una dieta equilibrada no se consigue con medidas coercitivas, sino mediante una buena educación sobre nutrición, algo que debe comenzarse con clases en los centros escolares y debe seguir con mensajes pedagógicos en los medios de comunicación.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.