Cataluña

null

Hemeroteca > 19/10/2008 > 

Como en Roma 2.000 años atrás

ROMA, año 33 después de Cristo: crisis inmobiliaria y financiera durante el mandato del Emperador Tiberio. Y ello debido al incremento del precio de un suelo cada vez más escaso por causa del espacio

Actualizado 19/10/2008 - 02:41:40
ROMA, año 33 después de Cristo: crisis inmobiliaria y financiera durante el mandato del Emperador Tiberio. Y ello debido al incremento del precio de un suelo cada vez más escaso por causa del espacio dedicado a las grandes obras y edificaciones públicas, que obligó a los romanos a idear la construcción en altura de apartamentos, conocidos como insulae. La particularidad consistía en que, a diferencia de lo que ocurre en la actualidad, los apartamentos de baja altura eran preferidos sobre los demás. Y es que el ascensor estaba por inventar.
Al mismo tiempo, incremento notabilísimo del tipo de interés que los senadores cobraban por los préstamos concedidos a ciudadanos romanos, calificables como usureros o, si me lo permiten, leoninos, pues ciertamente eran más dañinos que los caninos del citado animal. Lo que obligó al Emperador a dictar leyes que prohibieran la práctica usurera de aquella realidad y, con ello, la cancelación anticipada de los préstamos otorgados, con la consiguiente situación de iliquidez y, en definitiva, de auténtico colapso del sistema financiero en aquel momento de la antigüedad.
Como pueden Ustedes apreciar, unas circunstancias poco o nada distintas de las señaladas esta semana por el Presidente del Banco Santander, Don Emilio Botín, buen conocedor de la realidad romana y que sitúa la causa de la situación actual en los excesos cometidos y la falta de supervisión, al tiempo que propugna una mejora en la supervisión basada en un desarrollo de sistemas de control del riesgo y de la información. Curiosa afirmación, sobre todo si tienen en cuenta que viene de boca del mayor banco del sistema financiero español. Será que, en España y a diferencia de otros países, son precisamente los más grandes los que menos tienen que temer.
Y, probablemente también, los más grandes en España sean los que menos necesidad tengan de recibir el aval aprobado esta semana, en nuestro caso, por el Gobierno nacional. Circunstancia que globalmente considerada ha contribuido a relajar la tensión del mercado interbancario internacional. Prueba de ello, es la bajada del tipo de interés habida día tras día durante todas las jornadas hábiles de la semana que hoy acaba de finalizar. No les quepa duda de que se trata de una noticia digna de festejar, aunque también es cierto que mucho más lo sería si las familias y empresas también se pudieran aprovechar.
Pero eso es algo que el tiempo, y no tardando, se ocupará de dilucidar. Si bien, algunas personas, como esta semana el Presidente de Caixa Catalunya Don Narcis Serra, se han aventurado a poner fecha de terminación a la crisis crediticia nacional. En concreto, el Presidente señalaba, en un encuentro organizado en ESADE, que en la próxima Navidad la situación debería haber vuelto a una cierta normalidad. Aunque para ello se haría preciso que previamente se produjera una traslación de la bajada de tipos al conjunto de la sociedad, lo que contribuiría al mismo tiempo a reducir el número de despidos y expedientes de regulación de empleo que se están produciendo en la actualidad. Y, como consecuencia, esa traslación contribuiría a reducir también las crecientes tasas de morosidad, que esta semana han alcanzado la cota del 2,5 por ciento del total, con lo que ya superan en algunos bancos y cajas niveles superiores a los habido durante diez años atrás.
Y, al mismo tiempo también, ello animará a que algún valiente en el sector inmobiliario se decida a comprar o, en otro caso, a alquilar. Y es que el alquiler no está teniendo la reacción que, en una situación de estancamiento de la inversión inmobiliaria, se pudiera esperar. Motivos todos ellos que hacen que en la actualidad los promotores y las Administraciones busquen nuevas alternativas que permitan dar salida al creciente volumen de viviendas sin vender. Por ejemplo, el alquiler con opción de compra, que en el caso de Cataluña, puede ser ejercida por el arrendatario a los diez años y con un descuento del 60% de las rentas satisfechas en concepto de alquiler. Probablemente, una solución que ayude a más de un promotor a capear el temporal, especialmente en un momento tan delicado como el actual, donde muchas promociones valen incluso menos que el importe de la financiación inicial.
Pero, igual que ocurriera en Roma hace casi dos mil años atrás, seguro que sabremos volver a empezar. El problema es cuánto estamos tardando en reaccionar.
Juan Ignacio
Sanz
Profesor de
ESADE
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.