Internacional

ÚLTIMA HORA
El sindicato de Policía de Vigo afirma que el subinspector herido está muy grave, pero no ha muerto

Hemeroteca > 18/08/2003 > 

Cárceles rusas: mejor en el limbo de Guantánamo

Actualizado 18/08/2003 - 05:00:04
El hacinamiento es un uso común en las cárceles rusas como ésta en Moscú. ABC
El hacinamiento es un uso común en las cárceles rusas como ésta en Moscú. ABC
Los talibanes rusos que se hallan presos en el «Campo Rayos-X» en Cuba no quieren oír ni hablar de un posible traslado a las prisiones de Rusia, «un infierno construido por el hombre»
MOSCÚ. Después de que varios presos rusos de Guantánamo hayan expresado su deseo de no ser repatriados por miedo a las cárceles y al sistema judicial de su país, muchos se preguntan cuál será la situación de las prisiones en Rusia para que se prefirera el alojamiento en el notorio «Campo Rayos-X» norteamericano. El último informe amplio sobre el asunto fue efectuado a finales de mayo por el Grupo de Helsinki y sus conclusiones fueron tan desalentadoras como de costumbre.
Uno de los rusos capturados por las fuerzas norteamericanas en Afganistán como presunto colaborador de Al-Qaida llegó a asegurar que las condiciones de detención en el «Campo Rayos-X» son mejores que en cualquier hospital ruso. El centro de la isla de Guantánamo ha sido sin embargo objeto de reiteradas críticas por parte de los organismos de derechos humanos. Otros detenidos rusos, a pesar de encontrarse en una especie de «limbo» judicial, aseguran que no quieren ser entregados a la Justicia de su país por miedo a ser torturados.
Que las condiciones de vida en las cárceles rusas no son las que corresponde a un país civilizado es algo que se sabe desde hace tiempo. A mediados de los años 90, Amnistía Internacional elaboró un demoledor informe que titulaba «Un infierno construido por el hombre». Tras la desintegración de la URSS, Rusia presentó su candidatura para ingresar en el Consejo de Europa y se vio obligada a decretar una moratoria sobre las ejecuciones. No fueron pocos los condenados a la pena capital (a quienes la muerte se les canjeó por cadena perpetua) que pidieron ser ejecutados antes que permanecer el resto de su vida confinados en la cárcel.
El informe del Grupo de Helsinki, realizado con financiación de la Comisión Europea y que ha incluido la inspección de 117 centros, revela que la situación apenas ha cambiado. Rusia es uno de los países del mundo con mayor población reclusa, 877.000 personas de un total de 140 millones de habitantes, segúncifras oficiales, y eso después de una masiva amnistía que puso en la calle a casi medio millón de presos. La medida tenía como fin aliviar la congestión en los centros penitenciarios, pero el problema aún persiste.
Sin cristales en las ventanas
En algunas regiones, los centros de detención provisional (SIZO) están ocupados por encima del doble de su capacidad. Los presos duermen en literas vetustas de dos o tres pisos en edificios construidos hace decenas de años y que nunca han sido remozados. La superpoblación ha contribuido a la propagación de enfermedades, sobre todo la tuberculosis, que padece uno de cada diez reclusos. En una cárcel de la república de Altai los presos se rebelaron recientemente porque no había cristales en las ventanas. La administración las cubrió con papel celofán.
Los organismos de derechos humanos suelen ser especialmente críticos con los centros de detención preventiva, donde un acusado puede pasar hasta dos años a la espera de juicio. ABC fue testigo de las condiciones de vida en el centro de Butirka, en Moscú, una prisión que data de los tiempos de Catalina la Grande, donde los recién llegados son alojados provisionalmente en unas mini-celdas semejantes a armarios empotrados en la pared, donde apenas hay sitio para un banco de piedra donde sentarse.
La higiene deja mucho que desear en las prisiones y es también causa fundamental de las enfermedades. Un preso de la región de Tatarstán denunció que no hay ducha en su campo de trabajo y que los presos tienen abcesos en la piel por no poder lavarse convenientemente. Otros se quejaban de la falta de jabón y agua, o de un agua tan contaminada que hacía que la piel se les desprendiera. La calidad de la alimentación es objeto de quejas: los presos apenas ven carne, frutas o verduras y son alimentados casi exclusivamente con cereales y productos de soja.
El caso de Chechenia es objeto de un capítulo aparte del informe. En la república caucásica, el sistema penitenciario funciona de forma diferente. Allí los rusos mantienencentros secretos de detención, los llamados «campos de filtración», donde la tortura es moneda corriente. Los presos rusos de Guantánamo temen que sus condiciones de detención podrían ser parecidas a las de los chechenos acusados de terrorismo. Aparte del problema de las cárceles, la Justicia rusa sólo ha comenzado a dar pequeños pasos hacia su reforma. La UE ha financiado un programa de entrenamiento para jueces y el sistema del jurado ha empezado a funcionar en algunas regiones pero aún queda casi todo por hacerse.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.