Sociedad

null

Hemeroteca > 17/06/2006 > 

El físico Stephen Hawking dice que Juan Pablo II le pidió que no estudiara el origen del Universo

J. M. NIEVESMADRID. Ocurrió el jueves en Hong Kong, donde Stephen Hawking, el físico más famoso del mundo, se encontraba para dar una serie de conferencias sobre su especialidad, la Cosmología, la

Actualizado 17/06/2006 - 10:25:27
AFP  Stephen Hawking, durante su estancia en Hong Kong
AFP Stephen Hawking, durante su estancia en Hong Kong
J. M. NIEVES
MADRID. Ocurrió el jueves en Hong Kong, donde Stephen Hawking, el físico más famoso del mundo, se encontraba para dar una serie de conferencias sobre su especialidad, la Cosmología, la ciencia que intenta explicar el Universo en su conjunto. Ante su audiencia, el científico británico, considerado el heredero intelectual de Einstein, reveló que Juan Pablo II quiso en cierta ocasión disuadirle, tanto a él como a otros físicos que participaban en un ciclo de conferencias en el Vaticano, de intentar averiguar cómo se produjo exactamente el origen del Universo.
«Está bien estudiar el Universo y saber dónde empezó -le dijo el Papa a Hawking-. Pero no deberíamos preguntarnos por el principio mismo porque ese fue el momento de la Creación y es obra de Dios».
Afortunadamente, bromeó el científico el jueves durante su charla, cuando habló con el Papa éste no sabía que Hawking ya había presentado un estudio completo en el que sugería el modo en que pudo originarse el Universo. El físico que hoy ocupa la misma cátedra que Isaac Newton (la de Matemáticas Laucasianas), no especificó cuándo se produjo este encuentro con Juan Pablo II, aunque sí dijo que «no me habría gustado la idea de ser entregado a la Inquisición como Galileo». El 22 de junio de 1633, Galileo fue obligado, tras un largo interrogatorio, a retractarse de su idea de que la Tierra gira alrededor del Sol. Y fue precisamente Juan Pablo II el Papa que, en 1992, hizo una histórica declaración reconociendo el error y dando la razón al científico italiano.
Hoy, los físicos han llegado mucho más lejos, y luchan ya por explicar lo que sucedió en una pequeñísima parte del primer segundo después del Big Bang, la explosión con que empezó el Universo. El límite está, por ahora, en el llamado «tiempo de Planck» (10-43 segundos). Es decir, que para estudiarlo, se ha dividido ya ese primer segundo en diez septillones de partes, de las que sólo queda por explicar una. Y ese es el espacio que la Ciencia reserva para Dios.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.