Sociedad

null

Hemeroteca > 16/10/2004 > 

ALTERACIONES DE LA BOCA

Actualizado 16/10/2004 - 02:29:58

Al sonreír descubrimos nuestra dentadura, una parte de la cara que muchas veces nos olvidamos de cuidar pero que dice mucho de nosotros mismos. Una dentadura sana es síntoma de salud, lo contrario puede resultar incluso desagradable. Entre las alteraciones de la boca más frecuentes cabe destacar el sarro, la caries, la halitosis, las enfermedades de las encías y el bruxismo.

El sarro es la placa bacteriana solidificada. Se forma en el borde de las encías y debajo de ellas y si no se pone solución a tiempo, puede ser el causante de la caries y de enfermedades en las encías. Estéticamente el sarro es desagradable, da un color marrón y amarillento a los dientes, puede causar malos olores en la boca y la única forma de quitarlos es acudiendo al dentista.

La caries es una enfermedad infecciosa que provoca la destrucción de los tejidos de los dientes. La causa fundamental de la caries es la presencia de ácidos producidos por las bacterias de la placa bacteriana que hay en los cuellos de los dientes. Excepto en los casos en que la caries del diente resulta muy evidente, éstas se pueden diagnosticar únicamente por medio de radiografías. El remedio más sencillo para controlar las caries es la correcta higiene dental.

La halitosis es la presencia de mal aliento y sus causas son muy variadas. Desde la mala higiene a la existencia de caries, enfermedades de las encías, tabaco, alcohol...

Las encías recubren el cuello de los dientes y el hueso que los sostiene. Cuando están enfermas sufren un enrojecimiento e hinchazón y sangran. Si esta enfermedad de las encías se deja avanzar puede dañar el hueso y propiciar la caída de los dientes. Es lo que se conoce como piorrea.

El bruxismo es un hábito inconsciente y difícil de controlar sin ayuda. Sospeche que lo padece cuando al despertarse note cierto dolor en los músculos faciales o ligeras molestias en la cabeza y el cuello; pueden deberse a apretar o rechinar los dientes durante la noche. Los dientes se desgastarán poco a poco o incluso se fracturará el esmalte. El estrés es uno de los desencadenantes. Para prevenir cualquiera de estas alteraciones es necesario una buena higiene y dos visitas al año a su dentista.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.