Internacional

null

Hemeroteca > 16/07/2006 > 

Zapatero acusa a Israel de no respetar la legalidad internacional con su ofensiva

José Luis Rodríguez Zapatero exigió ayer a Israel que respete la legalidad internacional e insistió en vincular la crisis del Líbano con la guerra en Irak. Lo hizo nada más comenzar un acto del PSOE

Actualizado 16/07/2006 - 08:09:56
José Luis Rodríguez Zapatero exigió ayer a Israel que respete la legalidad internacional e insistió en vincular la crisis del Líbano con la guerra en Irak. Lo hizo nada más comenzar un acto del PSOE en Ibiza, en el que el presidente del Gobierno emplazó a la comunidad internacional a «parar esta locura de hostilidades y de confrontación bélica que puede tener graves consecuencias».
En concreto, reclamó que «el Gobierno de Israel respete los derechos que marca la legalidad internacional» y que Naciones Unidas «haga todos los esfuerzos» para detener la escalada bélica sobre la base de que «cualquier lucha contra la violencia no puede justificar bajo ningún concepto la pérdida de vidas humanas inocentes».
En su intervención, Zapatero no mencionó en ningún momento el secuestro de dos soldados israelíes por las milicias de Hizbolá ni pidió a Irán o Siria que utilicen sus influencias para detener la crisis, tal y como el día anterior se hacía en un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores.
Vinculación directa
Lo que sí hizo Zapatero es establecer una vinculación directa entre lo que está ocurriendo en Oriente Próximo y la guerra de Irak. «Nos dijeron los que apoyaron la guerra en Irak que después vendrían la estabilidad y la paz en Oriente Próximo. Espero que la lección que han dado los hechos, el desastre de esa intervención militar, sirva para siempre y no vuelva a haber nunca una intervención militar injustificada e ilegal», subrayó.
El presidente del Gobierno sostuvo que «ante el crecimiento de conflictos, hoy más que nunca tenemos que ganar la Alianza de Civilizaciones como el horizonte que pacifique, que una y que ponga fin a tantos enfrentamientos en tantos lugares del mundo». Desde ese planteamiento, Zapatero sostuvo que «hoy más que nunca, es imprescindible que una nueva cultura para el orden internacional, una nueva forma de abordar los conflictos, se abra paso y se imponga». Esa «nueva cultura» pasa, según dijo, por sustituir «los intentos de imponer ningún orden mundial» por «la convocatoria al entendimiento».
Críticas del PP
Las palabras de Zapatero provocaron la respuesta del portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, Eduardo Zaplana, quien, desde Ampuero, en Cantabria, pidió al jefe del Ejecutivo mayor «prudencia» en sus declaraciones, que consideró «un ataque bastante duro contra Israel, desde el punto de vista político».
Por su parte, el portavoz del Grupo Popular en la Comisión de Asuntos Exteriores, Gustavo de Arístegui, se mostró, en declaraciones a ABC, muy crítico con las manifestaciones de Zapatero, de las que dijo que «no sólo revelan ignorancia, sino también mala intención».
Según el diputado del PP, «el presidente del Gobierno demuestra que carece de la más mínima perspectiva geopolítica y confunde los deseos con la realidad». «Sus deseos son acusar a todos sus adversarios políticos de ser responsables de todos los males. La realidad es que desconoce que el conflicto en Líbano se debe a circunstancias que no tienen nada que ver con Irak y sí con la crisis nuclear iraní», señaló.
Arístegui se mantenía ayer pendiente de la situación también por motivos personales ya que aún permanecían en Beirut Yumana, la viuda de su padre, Pedro de Arístegui, y su hermano Diego, que no habían podido salir con el grupo de españoles. Pedro de Arístegui murió en 1989 siendo embajador de España en Líbano cuando su residencia fue alcanzada por obuses lanzados desde posiciones sirias.
Zapatero se ha mostrado como uno de los jefes de Gobierno más críticos, entre los de la Unión Europea, en relación con la actitud del Gobierno de Israel. Ello provocó la reacción del embajador israelí en Madrid, Víctor Harel, quien rechazó que desde España se diga que su país ha hecho un uso «desmesurado» de la fuerza y, aseguró que lo que ha puesto en marcha es una «lógica de autodefensa» en respuesta a «la guerra sin cuartel impuesta e iniciada» por Hamás y Hizbolá.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.