Economía

Hemeroteca > 16/05/2005 > 

De mercería a multinacional textil

En casi un siglo, el Grupo Cortefiel ha pasado de ser una pequeña mercería de la madrileña calle Romanones a una multinacional del textil con 863 tiendas gestionadas directamente en Europa y 186 franquicias en todo el mundo

Actualizado 16/05/2005 - 10:36:48
Cortefiel nació a finales del siglo XIX como una pequeña mercería en el número 7 de la madrileña calle de Romanones; hoy, más de un siglo después, aquella tienda se ha multiplicado por 863 y constituye un imperio textil que se extiende por todo el mundo, con plazas tan impensables como Kuwait, Filipinas, Oman o Ucrania.
Lo que empezó siendo una minúscula aventura empresarial de la mano de Felipe García-Quiros, se convertirá en los próximos meses en la segunda operación financiera más importante de la historia de España, después de que la familia Hinojosa, que controla la mayor parte del capital, haya decidido vender el grupo empresarial a la firma de capital riesgo CVC Capital, a través de su participada Coral Retail Industries, por 1.400 millones de euros.
Concepto innovador
De aquella mercería puesta en marcha por Felipe García-Quiros, se ha llegado hoy a una multinacional con marcas tan emblemáticas en el sector como Springfield, Milano o Womens' Secret. Una travesía que tiene su punto de inflexión en el año 1933, cuando la empresa decide expandirse y abre una fábrica de camisería en Madrid con la marca La Palma, a la que se incorporan las últimas técnicas de lo que por aquel entonces era el inicio del mercado actual.
El éxito de este sistema abre nuevas oportunidades de negocio y ponen en macha un concepto, hoy muy extendido en la confección, como es la fabricación en serie de trajes de caballero. Este elemento innovador permite a Cortefiel convertirse en un importante fabricante de ropa.
La marca Cortefiel empieza así en 1945 a dar nombre a los trajes de caballero y a convertirse en una enseña en este tipo de confección masculina y en 1976 cambió su denominación social por la de su marca. Aquí comenzó la verdadera expansión del grupo.
A partir de este año, un nombre representa el éxito empresarial de este grupo, el de Gonzalo Hinojosa, que es nombrado consejero delegado y que será el artífice de la reconversión de Cortefiel y el que ha conseguido que la empresa ocupe un lugar tan importante en el mundo de la confección y la moda española.
Gonzalo Hinojosa es un hombre hecho a sí mismo, volcado en su trabajo y que ha conseguido expandir por todo el mundo las distintas marcas que se han ido incorporando al grupo, como Pedro del Hierro o Womens' Secret, esta última con una importante proyección en Francia. De hecho, la segunda tienda más importante de esta marca se encuentra en el Boulevard Saint Germain de París.
Hace casi un mes, con motivo de la presentación de los resultados de 2004, Hinojosa se refería a las principales características de su grupo, «un modelo de gestión muy descentralizado, pioneros en la diversificación y siempre innovando».
Pero los tiempos, como en aquel 1945 cuando Cortefiel empezó a ser una marca, siguen cambiando. Los más de cien miembros de la saga familiar que herederá el negocio, son demasiados para garantizar el éxito del grupo y la unidad empresarial en torno a un proyecto, al que Gonzalo Hinojosa ha dedicado toda su vida.
«Perita en dulce»
Hinojosa ha elegido el mejor momento para vender el negocio que comparte mayoritariamente con la familia García-Quiros. El grupo Cortefiel es «una perita en dulce» en el sector y los fondos de capital riesgo tienen la liquidez necesaria para acometer esta operación.
El secreto del éxito de Cortefiel lo reflejan los datos de 2004, que indican que el beneficio neto se duplicó respecto al año anterior, 62,24 millones frente a 30,04 en 2003.
Para este año, las previsiones pasan por la apertura de más de 80 tiendas (51 en España y 35 fuera) con una inversión de más de 50 millones de euros.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.