Editorial

null

Hemeroteca > 15/04/2001 > 

Razones para votar

Actualizado 15/04/2001 - 00:27:17
El presidente del Gobierno, José María Aznar, ha dirigido una carta, cuyo contenido ofrece hoy ABC, a los electores vascos residentes en el extranjero, a quienes pide el voto para los partidos políticos que defienden la Constitución y el Estatuto, «únicas garantías para la libertad individual». Aznar explica en la carta la grave situación que vive realmente el País Vasco, cuya solución requiere votar el próximo 13 de mayo con el objetivo de «demostrar que la libertad es más poderosa que el crimen». La carta no menciona al PNV ni a Eusko Alkartasuna, socios de Gobierno y coaligados electoralmente, pero les reprocha de forma inequívoca la inutilización de las potestades públicas frente a ETA y la kale borroka. Por eso anuncia Aznar en qué invertirán sus votos los ciudadanos que opten por las fuerzas constitucionalistas: «Se vota Estado de Derecho, se vota que el Gobierno vasco, con sus amplios recursos legales, financieros, políticos y policiales, se marque como objetivo primordial defender a sus ciudadanos y poner a terroristas a disposición de la Justicia para garantizar la libertad, la convivencia y el pluralismo de la sociedad vasca».
Cuando las encuestas demuestran que hasta el último voto puede ser decisivo, la carta de Aznar es un emplazamiento y un estímulo para los electores vascos que quieren algo más que un simple cambio de gobernantes, para quienes aspiran a un cambio radical en la forma, en los contenidos y en los objetivos del Gobierno de la Autonomía vasca. Los dirigentes nacionalistas están empeñados en reducir las elecciones del 13-M, con ese simplismo endémico que les caracteriza, en un asalto ilegítimo de populares y socialistas a un Gobierno que creen que les corresponde por mandato divino. Es una forma burda de pretender ocultar la gravedad de la situación y su responsabilidad por la crisis política vasca. Pero si el nacionalismo atiende a las encuestas comprobará que su mensaje reduccionista y maniqueo apenas avanza en el electorado vasco. La última encuesta del Gobierno de Vitoria constata que las fuerzas constitucionalistas tienen una expectativa racional de gobernar con mayoría absoluta, haga lo que haga Herri Batasuna, y que, en el mejor de los supuestos para los nacionalistas, la coalición PNV-EA sólo renovaría el mandato de Gobierno con el apoyo de la izquierda proetarra, una posibilidad desastrosa para el País Vasco. Es evidente que quienes tienen un problema con esta encuesta no son populares y socialistas, cuyas posiciones de partida en la carrera electoral son más esperanzadoras que nunca, sino los nacionalistas, a quienes se les estrecha el margen de ese espeso silencio que guardan sobre sus intenciones para el día siguiente a las elecciones. Es comprensible que los mismos torpes dirigentes que descarrilaron al PNV, sacándolo de la vía estatutaria, quieran seguir aprovechándose de la ambigüedad frente a HB. Si apoyaran explícitamente un pacto con la coalición proetarra, el horizonte de un nuevo Lizarra hará dudar y renegar a sectores nacionalistas moderados y urbanos, que podrían abstenerse o apoyar a cualquiera de los dos partidos constitucionalistas. Si lo negaran rotundamente, como cuestión de principio y no de oportunidad, estaría repudiando la política defendida por Arzalluz y Egibar, además de sumir en la incongruencia su programa soberanista, hecho a la medida de una alianza con la izquierda abertzale.
Sin embargo, la evolución demoscópica hace que incluso el PNV tenga que explicar para qué quiere el voto que pide, como hace Aznar en su carta. La razón es muy sencilla: son elecciones que exigen una claridad y un compromiso individual sin precedentes y que harán más visible que nunca la relación de responsabilidad entre el voto emitido por cada ciudadano y la situación política que resulte de las urnas. Populares y socialistas ya han dado sus razones para que se les vote: defender la legalidad, ejercer el poder autonómico con rectitud, combatir el terrorismo y reagrupar a la sociedad vasca en torno a los valores de la democracia. Está pendiente la explicación de los nacionalistas.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.