Castilla y León

null

Hemeroteca > 14/01/2007 > 

Más de 50 alegaciones obligan a Medio Ambiente a revisar las prohibiciones del Plan del Oso Pardo

Acaba de concluir el periodo de exposición pública del proyecto de decreto del nuevo Plan de Recuperación del Oso Pardo, un documento que pretende revisar el aprobado en 1990 para el mantenimiento de

Actualizado 14/01/2007 - 11:00:02
Acaba de concluir el periodo de exposición pública del proyecto de decreto del nuevo Plan de Recuperación del Oso Pardo, un documento que pretende revisar el aprobado en 1990 para el mantenimiento de esta especie y para el que se han presentado medio centenar de alegaciones, según señalaron fuentes de la Consejería de Medio Ambiente, si bien aún puede llegar alguna más en el plazo de diez días procedentes de otras administraciones.
Las alegaciones, según señaló a ABC el consejero de Medio Ambiente, Carlos Fernández Carriedo, están equilibradas a ambos lados», es decir, desde aquellas que pretenden mayores limitaciones a las actividades que se puedan realizar en aquellas zonas consideradas hábitat del oso, como aquellas que pretenden justo lo contrario: reducir las prohibiciones. En este sentido, Fernández Carriedo insistió en la necesidad de encontrar un punto de acuerdo partiendo de la protección del oso pero haciéndolo compatible con el desarrollo y la actividad humana.
Afecta a un «refugio»
El proyecto de estación de esquí de San Glorio, en León, ha sido el gran protagonista en las alegaciones, ya que se ve afectado por las limitaciones que impone el plan de recuperación en una de las zonas consideradas como refugio del oso. Fernández Carriedo apunto que se estudiarán estas alegaciones y se buscará un punto de encuentro con el objetivo de conseguir que el proyecto de estación acabe por encajar con el área a proteger ya que, según apuntó, habrá que ver si esas limitaciones son necesarias o no y, sobre todo, si suponen una garantía para el oso. En cualquier caso, la Consejería analizará cada una de las alegaciones recibidas para un plan que tiene como objetivo fundamental asegurar la viabilidad a largo plazo de las poblaciones cantábricas de esta especie y su distribución, con las limitaciones inherentes a la coexistencia con las comunidades rurales y su desarrollo socieconómico.
Se aplicará en los denominados Lugares de Importancia Comunitaria (LIC) que cuentan con presencia permanente o frecuente de osos pardos y que comprenden en la provincia de León, la Sierra de Ancares, Alto Sil, Valle de San Emiliano y Picos de Europa; en Palencia, Fuentes Carrionas y Fuente Cobre-Montaña Palentina. También se considera LIC la Montaña Central de León como corredor de comunicación entre poblaciones.
Pero el núcleo de este nuevo plan de recuperación del oso pardo y al que se dirigen buena parte de las alegaciones se refiere a la declaración de las áreas críticas que, a su vez, implica la aplicación de una serie de limitaciones. Así, se considera dos tipos de áreas críticas: las áreas de refugio, que son sectores con presencia actual o potencial de oseras invernales o de agrupaciones de encames reiteradamente utilizados, y las áreas de alimentación otoño-invernal. En este caso se trata de sectores con formaciones boscosas de plantas productoras de frutos secos, bien conservadas, que constituyan un importante recurso trófico otoño-invernal para el oso pardo. Según el proyecto de decreto se declararían en el sector oriental 19 áreas críticas de refugio y 17 áreas críticas de alimentación, mientras que en sector oriental serían 11 de refugio y otras nueve de alimentación. Son, precisamente, en estas zonas, en total 56, donde quedan prohibidas una serie de actuaciones o actividades, como la construcción de nuevas carreteras, pistas o caminos, la realización de actividades recreativas turísticas organizadas fuera de los senderos y caminos autorizados para ello, la caza de la becada e, incluso, el registro de imágenes en cualquier formato o soporte de ejemplares de oso pardo, salvo cuando estén autorizados como proyectos de investigación.
Es una declaración de área crítica la que motivado las alegaciones de los promotores de la estación de esquí de San Glorio, la empresa «Tres provincias», que ve cómo la denominada área A-8 impide la presencia de algunas de sus pistas y remontes, por lo que solicitan a la Consejería la modificación de los límites de este área que, según aseguran, no está justificada como zona de refugio del oso pardo.
Por su parte, la Fundación Oso Pardo, con la que la Consejería de Medio Ambiente lleva a cabo numerosos convenios, como el que se refiere a la creación de patrullas específicas para osos, no ha presentado ninguna alegación, por considerar que el Plan, «aunque todo es mejorable» es correcto.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.