Internet

null

Hemeroteca > 13/08/2002 > 

Los creadores de virus a través de Internet se convierten en inofensivas reliquias del pasado

Actualizado 13/08/2002 - 03:20:10
El virus conocido por el nombre de la tenista Anna Kournikova fue, probablemente, el último gran virus que cierra una época
El virus conocido por el nombre de la tenista Anna Kournikova fue, probablemente, el último gran virus que cierra una época
Los niños prodigio de la informática que estuvieron detrás de virus de correo electrónico tan destructivos como «el virus del amor» o el «Anna Kournikova», se están convirtiendo en inofensivas reliquias del pasado, según aseguran los expertos. Han pasado 18 meses desde que el virus Anna Kournikova, considerado por muchos el último gran virus de ordenadores creado por un precoz programador, infligió graves daños en el mundo corporativo, en lo que podría ser un indicio de que su
época ha pasado. «Ya no son la amenaza que eran», dice Mark Toshack, analista de la firma británica de seguridad MessageLabs.

Los virus de informática todavía son un peligro para los usuarios de ordenador, como mostraron Code Red el año pasado y Klez este año. Pero los avances en los software antivirus y un público más alerta han derrotado en gran medida lo mejor que los jóvenes programadores de virus pueden lanzarles a la comunidad de la informática. Y ahora, después de un período de relativa calma, los especialistas de seguridad están comenzando a regodearse en su aparente triunfo. "Los ataques de este grupo están declinando", afirma Raimund Genes, presidente europeo de la firma de especialistas en detección de virus Trend Micro. "Hace dos años, pensábamos que esto sería un gran problema, pero hoy no lo es".

Niños prodigio   

Los niños prodigio causaron mucho daño desarrollando virus de correo electrónico que seducen a la gente para que abran un archivo anexo con mensajes provocativos o una foto de una mujer atractiva. Una vez abierto, el virus con frecuencia se programa para reproducir el buzón electrónico de una persona en busca de más víctimas potenciales. Un virus bautizado con el nombre de la famosa tenista rusa Anna Kournikova y uno con la etiqueta de "esposa desnuda" se propagaron rápidamente de esta manera por todo el mundo, provocando el congestionamiento de las redes de computadoras.

Después de sacar los cálculos monetarios de las pérdidas causadas por el «Anna Kournikova», el virus del amor y otros virus, los expertos en informática y las autoridades comenzaron a elaborar un perfil de los sospechosos típicos. Tienden a ser adolescentes varones, descritos como solitarios entusiastas de la Internet, con suficiente conocimiento de los sites de ciberintrusos como para acumular los ingredientes necesarios para crear un monstruoso virus. Si el ciberintruso tiene éxito en lanzar su poción a la red, su ego podría alimentarse con los aplausos de algunos de sus compañeros.

Las compañías fueron advertidas. Aquellas que no se protegieran contra estos ataques pagarían con el colapso de sus redes de ordenadores, la pérdida de documentos o, peor aún, la ignominia de que el nombre de sus firmas sea asociado con la distribución de un virus transportado por correo electrónico. Los niños prodigio "todavía existen", dijo Urs Gattiker, director científico del Instituto Europeo para Investigación de
Anti-Virus de Computadoras. "Pero, en mi opinión, son sólo como
esos chicos que hacen graffiti. Son sólo una lata". Sin embargo, algunos expertos se mantienen escépticos. "No creo que el sistema legal realmente haya detenido a nadie", dijo Graham Cluley, consultor técnico de la firma Sophos Anti-Virus, con sede en Gran Bretaña. "Tengo este horrible presentimiento de que si alguien simplemente escogiera la celebridad apropiada y la pasara por la red, nos tragaremos nuestras palabras", agregó.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.