Opinión

Opinión

Hemeroteca > 10/07/2008 > 

Fantasía berlusconiana

No sé cómo pondría orden en las últimas decisiones de Berlusconi el gran Indro

Actualizado 10/07/2008 - 07:56:51
No sé cómo pondría orden en las últimas decisiones de Berlusconi el gran Indro Montanelli, definido como «uno que explica a los demás lo que él no entiende». Elaborar un censo de gitanos hubiera sido incompatible con el espíritu europeo hasta no hace mucho. Sin embargo, la directiva de retorno ya ha hecho trizas ese espíritu; en su nombre, claro. Por eso el ministro del Interior italiano coincide con Zapatero en la valoración de medidas abiertamente degradantes: el primero asegura que el censo dará mayores garantías a los gitanos, mientras nuestro presidente ha afirmado que privar de libertad a los extranjeros sin papeles durante un año y medio es «progresista». De hecho, es tan superprogresista que ni él mismo se atreve a aplicarlo en España, donde aún rigen las retenciones de 40 días.
Una Italia sumida en una crisis de dimensiones metafísicas ha confiado en que Berlusconi dispusiera de soluciones para sacar al país del fango. Pero como su imaginación es limitada, sigue los pasos clásicos del poder autoritario. Lo primero es dibujar dos círculos de excepción. Uno, en torno a los gitanos, para que la sociedad identifique un Gran Satán al que escupir como culpable de todos los males. Otro, en torno a sí mismo, para asegurarse la impunidad: el poder absoluto no quiere trabas al ejercicio de su soberanía, y de las televisiones ya controla el 90 por ciento. Lo peor es la sensación de que él sólo está descendiendo más rápido la pendiente por la que se está despeñando Europa. ¿Y qué diría Montanelli? En sus memorias dejó escrito que «se puede otorgar el poder absoluto a un hombre durante no más de cinco años, pero con el compromiso de fusilarlo al vencimiento del plazo». Se refería a Mussolini, claro.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.