Nacional

null

Hemeroteca > 10/01/2008 > 

Zapatero acusa de antipatriotas a quienes hablan de crisis económica

Después de presidir el martes en La Moncloa un homenaje a los muertos de la Policías y Guardia Civil flanqueado por seis banderas, ayer, José Luis Rodríguez Zapatero siguió envolviéndose en la enseña

Actualizado 10/01/2008 - 09:06:21
olik  Mikel Buesa
olik Mikel Buesa
Después de presidir el martes en La Moncloa un homenaje a los muertos de la Policías y Guardia Civil flanqueado por seis banderas, ayer, José Luis Rodríguez Zapatero siguió envolviéndose en la enseña nacional para contrarrestar las denuncias del PP de que el Gobierno no ha hecho reformas en cuatro años y ahora nos pasa factura la economía.
Zapatero inauguró el año del Foro Nueva Economía y allí, ante la flor y nata del empresariado, no tuvo piedad con un Mariano Rajoy al que pintó como un insolvente capaz de llevarse por delante las finanzas de España con tal de derribar al Gobierno socialista. «Crear alarmismo injustificado es lo menos patriótico que conozco» fue la frase más suave que le dedicó al presidente del PP, a quien pidió «unas gotas más» de patriotismo y de «honestidad intelectual» para reconocer que las turbulencias actuales son pasajeras.
Acto seguido, y a modo de metáfora, dijo que a ningún empresario (léase electorado) se le ocurriría contratar (léase votar) a quien es capaz de denigrar su producto.
Zapatero negó que estemos ante una crisis. Echó mano de la macroeconomía y de la expectativa de buenos datos de consumo navideño para replicar a quienes hablan de recesión. Lo que ocurre, insistió, es que la construcción está bajando hasta niveles de normalización y con ello el patrón de crecimiento de la economía español se está saneando. Habló de ambicion personal, de optimismo, de que «el pesimismo (léanse de Rajoy y el PP) nunca ha creado un puesto de trabajo».
Todo ello adobado con expresiones de autoafirmación como: «El pesimismo sólo conduce a la derrota»; «yo no salgo a empatar ¡eh!, yo salgo a ganar»; quiero «ganar con claridad» para gestionar el proyecto socialista con «autonomía» y no depender de pactos; o el lírico: «nada me apasiona más que liderar este momento (...) ahora es el momento de la plena realización de España».
Nuclear, no gracias
Reconoció que el PP le dejó una herencia «aceptable», pero ni siquiera se acerca a lo que le espera a España en los próximos cuatro años. Oficialmente, el prgrama del PSOE va a reconocer un aumento de 1,6 millones de puestos de trabajo en cuatro años, pero él estima que serán dos millones porque los organismos internacionales dan, asegura, un crecimiento de España a la baja.
Zapatero se negó a entrar en una subasta de rebaja de impuestos con Rajoy (ayer se desayunó con la promesa de rebajar el impuesto de sociedades), porque no es bueno para la seguridad jurídica del sistema. Lo más que le sacaron los empresarios en las preguntas fue que habrá «alguna modificación» del IRPF en la próxima legislatura.
El silencio se hizo cuando se preguntó al jefe del Ejecutivo por la energía nuclear. Zapatero reiteró que él es partidario de que España lidere el mercado de las renovables porque nos va en ello, dijo, el modelo de crecimiento. La energía nuclear no es tan barata como se dice, explicó, y además conlleva el uso de ingentes cantidades de agua que España no tiene. Y, sobre ETA, más de lo mismo. Cuando haya pruebas, se ilegalizará Acción Nacionalista Vasca (ANV), garantizando que «nadie que no cumpla la ley se podrá presentar a las elecciones generales del 9 de marzo».
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.