Sociedad

null

Hemeroteca > 09/12/2002 > 

La mariposa «vampiro»

El fotógrafo granadino Roberto Travesí descubrió un ejemplar en SierraMorena que succiona sangre de animales muertos

Actualizado 09/12/2002 - 23:55:34
GRANADA. La historia de la mariposa que ha roto los esquemas de la biología actual comienza una primaveral mañana de mayo de 1995 en Sierra Morena. El cuerpo de un cervatillo yace muerto en el suelo desde la noche anterior. Roberto Travesí había preparado su «hide» (una tienda de campaña de camuflaje que utilizan los profesionales de este gremio) la noche anterior y se escondía a la espera de que los buitres carroñeros aparecieran.
A media mañana, el cuerpo del cervatillo se había hinchado y comenzaba a brotarle una espuma sanguinolenta de las fosas nasales. Los negros carroñeros aún no habían acudido a por los despojos, cuando algo excepcional sucedió. Una mariposa cruzó por delante del objetivo de Roberto Travesí y se posó sobre el animal muerto.
Tres únicas fotografías
De repente y contra todo pronóstico, la mariposa (Charaxes jassius septentrionalis) desplegó la espiritrompa y comenzó a succionar la sangre que brotaba del cervatillo. Antes de continuar con el relato hay que hacer una aclaración: la Ciencia no había comprobado nunca un comportamiento de este tipo en ninguna especie de mariposa, hasta ese día. Travesí, como buen fotógrafo de la naturaleza, conocía este dato crucial y eso le hizo salir de su escondrijo a la caza de una instantánea de la mariposa «vampiro». Sólo pudo obtener tres fotografías antes de que el ruido del motor de su Canon espantara al raro espécimen. La osadía de Travesí le costó no ver a los buitres carroñeros en los dos días siguientes.
Sin embargo, el excepcional documento gráfico obtenido ha valido para descubrir un comportamiento nuevo para la Ciencia. La revista National Geographic publicó la imagen que llegó hasta un cámara alemán que estaba rodando un documental de animales succionadores de sangre para una productora australiana especializada en temas de naturaleza. Los dos profesionales se pusieron en contacto para filmar la escena en Sierra Morena durante el mes de mayo de 2000. En esta ocasión se pudo filmar cómo la mariposa succionaba también otros fluidos corporales. El documental ya está acabado y comenzará a emitirse en breve. Todo un avance para la Ciencia fruto de una oportuna «casualidad».
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.