Cataluña

null

Hemeroteca > 09/10/2006 > 

Lolita Bosch se acerca a la intimidad urbana en «La persona que fuimos»

DAVID MORÁNBARCELONA. Lolita Bosch (1970) vive en Barcelona, pero de sus años de residencia en México se ha traído «La persona que fuimos» (Mondadori), novela breve en la que la voz de la autora se

Actualizado 09/10/2006 - 02:48:24
ABC  Lolita Bosch nos cuenta una historia de amor
ABC Lolita Bosch nos cuenta una historia de amor
DAVID MORÁN
BARCELONA. Lolita Bosch (1970) vive en Barcelona, pero de sus años de residencia en México se ha traído «La persona que fuimos» (Mondadori), novela breve en la que la voz de la autora se confunde con la de la narradora para rememorar una relación amorosa enmarcada en ese caótico rompecabezas de asfalto que es Ciudad de México. «Es una historia de amor, de una relación que termina, aunque también es un homenaje a la ciudad en la que estudié y aprendí literatura», explica Bosch, quien contagia al relato el ritmo frenético de la metrópolis mexicana. «Es un libro muy urbano que ocurre en una ciudad muy rápida», confirma. Sólo los poemas que se intercalan en el relato, piezas de Xavier Villaurrutia, Oliverio Girondo, Ramón López Velarde y Federico García Lorca, reducen la velocidad de una novela que dura un suspiro -apenas cien páginas-.
Abiertamente autobiográfico y escrito en cuatro días, «La persona que fuimos» se sirve del amor, del desamor, para echar un vistazo a los subterráneos de la intimidad. «Es muy curioso describir la intimidad ya que, a pesar de ser un espacio muy desordenado, todo el mundo se siente muy cómodo -explica-. Es algo rarísimo, ya que si te encuentras cómodo entre tanto caos es precisamente porque no lo has de explicar, no ha de tener ninguna lógica. Además, como espacio literario es muy interesante». Tan interesante que, en su trasvase al papel, más de uno ha detectado en la autora de «Tres historias europeas» ademanes experimentales. «Gané un premio de Experimentación Literaria, y a lo mejor viene de ahí. La verdad es que a mí me cuesta mucho definirlo. Cuando vuelvo a leer la novela después de haberla terminado, lo único que veo es trabajo», señaló.
Un estilo bilingúe y elborado Más curioso aún que su estilo son sus formas, todo un ejemplo a tener en cuenta ahora que la cultura catalana y su séquito ferial anda dándole vueltas al tema del bilingüismo como seña de identidad. «Es algo muy extraño: utilizo el bilingüismo como herramienta literaria, y cuando me quedo atascada, cambio de idioma. Escribo el primer capítulo en catalán, el segundo en castellano, el siguiente en catalán...». Normal, pues, que ella misma haya sido la responsable de «Qui vam ser» (Empúries), edición catalana que, a diferencia de la castellana, ilustra el relato con fotografías. Otro detalle: nació en Barcelona, sí, pero se considera «más hija de la cultura mexicana que de la de aquí». La devoción por México, «un país incluyente con muy pocos complejos y muy moderno a la hora de sintetizar lo antiguo y lo moderno», es la responsable de que sus próximos proyectos literarios estén orientados hacia dicho país. El primero será una antología azteca. El segundo, más curioso y documental, otro libro sobre Don Joaquín de la Cantolla y Rico, ideólogo del proyecto que proponía crear un segundo piso en Ciudad de México basándose en un sistema de globos. «Era algo absurdo, pero convenció a tres presidentes de que era posible», explicó.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.