Nacional

null

Hemeroteca > 09/04/2002 > 

Arnaldo Otegi, «la voz de su amo»

Desaprovechó dos oportunidades para abandonar la actividad terrorista: La Amnistía de 1977 y, posteriormente, la autodisolución de ETA pm. Arnaldo Otegi Mondragón, «El Gordo», integró con otros dirigentes «polimilis» el grupo «miliki» que, tras apostar por la continuidad de la barbarie, se incorporó a ETA.

Actualizado 09/04/2002 - 19:39:15
MADRID. A la tercera fue la vencida. En efecto, «El Gordo» se vio forzado a desmarcarse del terrorismo puro y duro cuando en 1989, tras su detención en Francia, fue entregado a las autoridades españolas y puesto a disposición de la Justicia. Sin embargo, no hay noticias de que ETA le expulsara o de que él se diera de baja de la banda. Tampoco ha trascendido a la opinión pública que mostrara arrepentimiento por sus fechorías.
La Audiencia Nacional le condenó a tres años de cárcel por pertenencia a banda armada. Además, Arnaldo Otegi fue juzgado en relación con el secuestro de Javier Rupérez, después de que una etarra, Francoise Marhuenda, le identificara como uno de los autores materiales de este hecho delictivo cuando integraba el «comando Kalimotxo», junto con Luis María Alcorta Maguregui, «Bigotes», y José María Ostolaza Pagoaga, «Barbas».
Absuelto por falta de pruebas
En 1989, sin embargo, los jueces le absolvieron por falta de pruebas. En efecto, los terroristas habían actuado encapuchados y Javier Rupérez no pudo reconocerlos durante la vista oral. La misma suerte corrió Otegi con el secuestro frustrado de Gabriel Cisneros que, al resistirse, quedó malherido de un disparo a bocajarro. Los terroristas de ETA siempre atacan por la espalda y Otegi quedó absuelto, de nuevo, por falta de pruebas.
A finales de la década de los setenta Otegi Mondragón formaba parte del núcleo duro de ETA pm junto a, entre otros, José Luis Turrillas Aranceta, «Peputo»; Benito Martínez Vergara, «Demonio»; Jesús Zabala Muguira, «Esmeril»; Cándido Ostolaza Izaguirre, «Beltza»; José Ramón Valderrama, «Mono», y Carlos Almorza Arrieta, «Pedrito de Andoain». Todos ellos, agrupados en torno a los denominados «milikis», se incorporaron a ETA para seguir con la barbarie, cuando los «polimilis» decidieron autodisolverse y abandonar definitivamente las armas.
Todos ellos fueron ocupando puestos en el organigrama de la «ETA de los comandos» -la mayoría en el «aparato logístico-, salvo Otegi a quien se le asignó la portavocía del llamado «entorno», ésto es, de EH/Batasuna para ejercer como «la voz de su amo».
«Compañeros patriotas»
El hecho de que durante la tregua trampa adoptara el papel de «blando y dialogante», mientras que una vez que se presagiaba lo peor recuperara el tono de amenaza y coacción, avala la tesis de quienes consideran que Otegi habla «al dictado», pero carece de influencia en la toma de decisiones. Ejercía el papel de «la voz de su amo» cuando vaticinaba, al final del fiasco de la tregua, una reanudación de la actividad terrorista. O cuando advertía al PNV de una respuesta contundente si la Ertzaintza detenía etarras. En efecto, la Policía autónoma llevó a cabo alguna operación antiterrorista y ETA ha colocado a los ertzainas en su punto de mira. Desempeñó el papel de «la voz de su amo» cuando se refirió al pistolero Patxi Rementería y los otros tres etarras que murieron en agosto de 2000 al hacer explosión la bomba que trasnsportaban como «compañeros patriotas». Fue «la voz de su amo» cuando, con el cadáver aún caliente del columnista José Luis López de la Calle, afirmó, a escasos metros del lugar del crimen, que con el asesinato ETA había puesto sobre la mesa el debate sobre el papel de los medios de comunicación en el denominado «conflicto vasco».
Casualidades o no, lo cierto es que cuando Arnaldo Otegi Mondragón formaba parte de su núcleo duro, los «polimilis» emprendieron una brutal ofensiva para eliminar del mapa político vasco a la UCD, asesinando a varios de sus dirigentes. Desde que «El Gordo» fue colocado como portavoz de EH, ha sido ETA la que a emprendido la campaña de acoso y exterminio para eliminar del mapa político vasco a los partidos no nacionalistas, asesinando a cargos públicos del PP y del +PSOE.
Fe de erratas: Pedimos disculpas por el error en las fotografías y pie de foto que se han publicado en esta noticia.
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.