Internacional

null

Hemeroteca > 08/11/2004 > 

Francia despliega 700 soldados más en Costa de Marfil bajo la amenaza de un «nuevo Vietnam»

La espiral de violencia crece en Abiyán, donde el despliegue de tropas francesas y los enfrentamientos en la calle recrean el ambiente de la guerra civil

Actualizado 08/11/2004 - 10:14:52
Tropas marfileñas regresan del frente de Yamusukro tras enfrentarse supuestamente a una ofensiva rebelde. REUTERS
Tropas marfileñas regresan del frente de Yamusukro tras enfrentarse supuestamente a una ofensiva rebelde. REUTERS

Francia ha reforzado su dispositivo militar en Costa de Marfil con cerca de 700 efectivos para proteger a sus ciudadanos y otros extranjeros residentes, hostigados por las tropas gubernamentales desde el sábado. Además de los 300 soldados que llegaron en la mañana de ayer desde Libreville, capital de Gabón, otros 300 más y un escuadrón de 60 gendarmes salieron por la tarde de la base militar de Istres (sureste de Francia) en tres «Airbus», uno de ellos medicalizado, indicó el Ministerio de Defensa galo.

«Estos refuerzos permitirán proteger a los ciudadanos franceses y extranjeros de las agresiones de grupos compuestos por saqueadores y jóvenes incontrolados», explicó en un comunicado el Ministerio. También justificó la toma de control del aeropuerto de Abiyán la pasada noche «para permitir la evacuación de los heridos y el aterrizaje de los refuerzos», y explicó que las tropas francesas han procedido a evacuar a una base militar a un centenar de ciudadanos franceses.

15.000 franceses

La ministra francesa de Defensa, Michele Alliot-Marie, ha considerado al presidente marfileño, Laurent Gbagbo, «personalmente responsable» de la suerte de los cerca de 15.000 franceses residentes en Costa de Marfil.

En una visita a un Regimiento de Infantería de Vehículos de la Marina en Poitiers (centro-oeste), que ayer perdió a cinco efectivos en el país africano, el primer ministro, Jean Pierre Raffarin señaló que «Francia defiende el Estado de Derecho en Costa de Marfil. Francia, con el respaldo de la ONU, apuesta por la paz y se ha movilizado para defender el Estado de Derecho en Costa de Marfil y evitar una nueva guerra civil». Raffarín precisó además que «París hará todo lo que esté a su alcance para que el estado de derecho retorne lo más rápidamente posible».

«Lanzamos un llamamiento a todas las fuerzas concernidas -especificó Raffarin-, especialmente al presidente Gbagbo, para cesar la violencia y que Costa de Marfil encuentre la paz».

Como no podía ser menos, la Unión Europea ha reaccionado rápidamente a la crispación bélica en Costa de Marfil y así, el ministro de Relaciones Exteriores holandés, Bernard Bot, cuyo país preside la Unión este semestre, exigió en una conversación telefónica que el presidente Laurent Gbagbo ponga fin a la violencia, indicó su portavoz. «Bot llamó al presidente Laurent Gbagbo esta tarde (del domingo) y le indicó que la Unión Europea desea que ponga fin a la violencia y que respete el cese el fuego» acordado en 2003, declaró el portavoz de Bot, Bart Jochems.

El Papa invoca la paz

El Papa hizo desde el Vaticano un llamamiento a la paz y al cese de la violencia orando ante miles de peregrinos reunidos para El Ángelus, por la esperanza de que «las armas callen, que los acuerdos de paz sean respetados y que vuelva a abrirse la vía del diálogo.

La Unión Africana también ha decidido tomar cartas en el asunto y en este sentido, el presidente de Sudáfrica, Thabo Mbeki, ha recibido el encargo para una «misión de urgencia en busca de una solución política que evite la generalización de las hostilidades en Costa de Marfil. Un comunicado de la UA dado a conocer en Addis Abbeba, sede de la secretaría de la organización, dice que la decisión fue adoptada tras la reunión que mantuvieron líderes africanos en Nigeria el sábado.

La UA y la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (Cedeao) expresaron su «profunda preocupación y acusaron al presidente Gbagbo de violar los acuerdos de paz.

Por su parte, la Administración marfileña adoptó una postura desafiante frente a París. El presidente del Parlamento de Costa de Marfil, Mamadu Kulibaly, amenazó a las tropas francesas: «Costa de Marfil será para Francia peor que Vietnam, y el Gobierno marfileño ya inició la resistencia contra el control francés... Empezamos al parecer para una larga guerra, un atolladero para los franceses», declaró a RFI. Por su parte, líder de la Juventud Patriótica, facción paramilitar progubernamental, llamó a sus partidarios a la «guerra contra los invasores, que quieren reimplantar la colonia». No obstante, exigió «respeto para los civiles extranjeros».
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.