Espectáculos

null

Hemeroteca > 08/03/2006 > 

Lola Herrera y Natalia Dicenta comparten escenario en la adaptación teatral de «Solas»

José Carlos Plaza dirige esta obra (adaptada por Antonio Onetti) y la define como «un trozo de vida, un moderno poema sobre nosotros y nuestra soledad»

Actualizado 08/03/2006 - 10:09:12
IGNACIO GIL  Natalia Dicenta y Lola Herrera, ayer antes de la presentación de «Solas»
IGNACIO GIL Natalia Dicenta y Lola Herrera, ayer antes de la presentación de «Solas»

JULIO BRAVO

MADRID. Son muchos los ingredientes que otorgan interés previo a la adaptación teatral de «Solas», que llega hoy, después de un año de gira (se estrenó en Sevilla el 22 de febrero del pasado año), al teatro Albéniz, donde permanecerá en cartel hasta el próximo día 26. En primer lugar, la propia obra, basada en la película de Benito Zambrano, uno de los mayores éxitos del cine español reciente. A ello hay que añadir la dirección de José Carlos Plaza y, sobre todo, la presencia en el reparto de Lola Herrera, Natalia Dicenta (madre e hija dentro y fuera del escenario) y Carlos Álvarez-Novoa (que repite el papel que interpretara en el filme).

«Solas» ha sido adaptada por el dramaturgo Antonio Onetti y producida por el Centro Andaluz de Teatro en colaboración con las productoras Pentación y Maestranza Films. Según Lola Herrera, una de las dos protagonistas, «el teatro es un lugar maravilloso para contar esta historia». La actriz vallisoletana se encuentra feliz con su personaje, Rosa, «una mujer silenciosa que no hace ruido ni para caminar». Encarnar a esta mujer, confiesa, ha hecho que diera un salto hacia personajes «de viejas; me he dejado las canas, algo que a una actriz le cuesta mucho aceptar».

Con ella está sobre el escenario Natalia Dicenta, que reconoció que habrá un antes y un después de «Solas» en su carrera, y que ha subido varios peldaños de golpe en su aprendizaje. «Por un lado gracias a José Carlos Plaza, con quien cada ensayo ha sido una lección -también Lola Herrera derrochó elogios hacia el director madrileño, al que calificó como «el mejor regalo»-; también por el personaje, María, «a quien aprendí a querer mucho desde el principio, que está en el borde del abismo pero que opta por la vida. Y su tránsito hacia la vida es muy hermoso y me ha removido muchas fibras».

En palabras de Natalia Dicenta, éste es teatro de compromiso, algo que coincide con las palabras de José Carlos Plaza, que habla de «un trozo de vida, un moderno poema sobre nosotros y nuestra soledad». El hecho de que madre e hija coincidan de nuevo en el escenario y lo hagan encarnando a una madre y a una hija (algo que ya ocurrió hace veinte años en «Las amargas lágrimas de Petra von Kant», de Fassbinder) añade interés al montaje. Las dos actrices, sin embargo, creen que hay que dejar el parentesco en el camerino. «En escena somos dos actrices y tenemos que ser profesionales», dijo Natalia Dicenta, mientras que su madre añadió que «nos conocemos mucho y eso facilita las cosas».

Completan el reparto de esta producción de «Solas» Idilio Cardoso, Aníbal Soto, Eduardo Velasco, Chema del Barco, Marga Martínez, Marina Hernández y Darío Galo. La escenografía es de Ricardo Sánchez, la iluminación de Francisco Leal y el vestuario de Pedro Moreno.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.