Nacional

null

Hemeroteca > 07/10/2009 > 

Laura Gutman «Un niño que bebe leche materna será un adulto generoso y altruista»

Terapeuta familiarIGNACIO GILBlanca TorquemadaAntonio AstorgaVirginia Ródenas-Todos sabemos que la leche humana es perfecta para el ser humano. Pero ¿qué nos pasa a las mujeres que nos cuesta tanto

Actualizado 07/10/2009 - 02:49:35
Terapeuta familiar
IGNACIO GIL
Blanca Torquemada
Antonio Astorga
Virginia Ródenas
-Todos sabemos que la leche humana es perfecta para el ser humano. Pero ¿qué nos pasa a las mujeres que nos cuesta tanto amamantar? Si la Humanidad sobrevivió cientos de miles de años con la leche humana y hace dos generaciones las mujeres ya no podemos amamantar, algo cultural nos sucede. Nadie puede amamantar si energética, consciente o intelectualmente está en «otro lado». No se trata de poner el pecho al bebé, sino de permanecer, y abandonar otros lugares.
-¿Ventajas de la leche materna?
-Todas. El único requisito para que la leche fluya es que el bebé esté las veinticuatro horas con su madre, en sus brazos. Y la madre, lo suficientemente cobijada. Porque ella se siente sola, aislada, es la que está a las tres de la mañana despierta con el niño mientras el mundo duerme... Todos somos culpables y responsables de generar una cueva emocional a la madre...
-¿...?
-...(perdón, enseguida le dejo preguntar) el niño que bebe leche materna se va a sentir amparado, querido, amado, colmado, seguro, tranquilo, y en la medida que vaya desplegando sus virtudes será alguien generoso, altruista, y dispuesto a dar al mundo lo que necesita. Lo contrario, un niño que reclame presencia, cariño, cobijo, atención, mirada, y no lo obtenga, se convertirá en un adulto que siempre quiere más: dinero, éxito, comida..
-¿Hasta qué edad se debe amamantar?
-Si quiere le digo una exageración.
-No se corte.
-Unicef recomienda dos años de lactancia materna. Una cosa es lo ideal, y otra lo que cada madre pueda dar.
-La exageración, por favor.
-Que en las sociedades primitivas el niño succionaba hasta los siete años, la segunda dentición. Cuando tenemos niños, hayan usado o no chupete, hayan mamado o no, y se van a dormir a los cuatro o cinco años todavía hacen chup, chup, chup, chup en la boca. En la mayor de las hambrunas el niño succionaría espontáneamente.
-¿Por qué la cruzada contra la leche de vaca?
-Primero, está hecha para los terneros, que tienen cuatro estómagos (van a comer pasto toda la vida) y un cerebro pequeño. Segundo, la leche humana está preparada para el desarrollo de la inteligencia. Por supuesto que un niño sobrevive con leche de vaca, pero su ingesta produce el moco: enfermedades respiratorias. Y en cuanto a las consecuencias para la vida adulta, según el Dr. Colin Campbell, la proteína de la leche de vaca es la sustancia más cancerígena a la que estamos expuestos los seres humanos. Los estudios epidemiológicos sugieren una relación entre el consumo de leche y dos tipos de cáncer: mama y próstata.
-Los fabricantes de productos lácteos se les van a lanza a la yugular.
-¿Quién soy yo frente a ese poder?
-¿No ve nada bueno a la lecha de vaca?
-Para nosotros no, para los terneros debe de ser estupenda.
-Muchas mujeres sangran extrayendo leche materna con artefactos que parecen ideados por mentes de Inquisición medieval. ¿Eso no les duele a ustedes?
-Pero hay que ver el estrés que vive esa mujer, el entorno, si está tranquila o no. Hay que ver qué es lo que cada mujer quiere. Yo no juzgo a nadie. Se lastiman y se mezcla la leche con sangre, sí, pero hay muchas asesoras de lactancia que sabrían abordar a la mujer en toda su dimensión emocional y no como un pecho que tiene que sacar leche con sangre. Porque si yo me siento una vaca ordeñada, me siento una porquería...
La revolución de la mujer _ Laura Gutman dirige el centro Crianza, es especialista en la atención a madres y padres de niños pequeños y ejerce en la Escuela de Capacitación Profesional de Buenos Aires. «La revolución de las madres» (Integral) es su cuarto libro
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.