Internacional

ÚLTIMA HORA
Decenas de muertos en un ataque terrorista en Xinjiang (China)

Hemeroteca > 07/10/2002 > 

Muere el Príncipe Claus, marido de la Reina Beatriz de Holanda

El Príncipe supo superar la hostilidad con la que le recibió la sociedad holandesa con generosas dosis de paciencia, encanto, ingenio y humildad

Actualizado 07/10/2002 - 23:58:32
La Reina Beatriz y el Príncipe Claus en la boda de su hijo pequeño en 2000 REUTERS
La Reina Beatriz y el Príncipe Claus en la boda de su hijo pequeño en 2000 REUTERS
. El Príncipe Claus de Holanda, esposo de la Reina Beatriz, murió ayer en la Clínica Universitaria de Amsterdam, a los 76 años de edad, a causa de una pulmonía complicada por la enfermedad de Parkinson que sufría. El Príncipe padecía últimamente de afecciones respiratorias y cardíacas, después de que en mayo del año pasado los médicos le extirparan un riñón, en una intervención que le obligó a pasar la mayor parte de los últimos meses hospitalizado.
El Príncipe era una persona respetada y muy querida por los holandeses, pese a la primera hostilidad que encontró este aristócrata alemán al contraer matrimonio con la Reina Beatriz. La sociedad holandesa aún no podía olvidar ni perdonar los daños infligidos por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Con buenas dosis de encanto, paciencia, ingenio y humildad, no obstante, el Príncipe supo superar esa primera reacción de recelo a la entrada de un aristócrata germano en la Casa Real de los Países Bajos.
Espontaneidad
Ejemplo de la ingeniosa espontaneidad de su comportamiento fue el famoso episodio que protagonizó en los actos consagrados a la moda africana en que contaron también con la presencia del presidente surafricano, Nelson Mandela. Tras elogiar el personal estilo indumentario de Mandela, el Príncipe se desprendió de su corbata y la arrojó a los pies de su esposa, asegurando que se sentía como si esa corbata fuese «una serpiente en torno a mi garganta». A aquel gesto lo denominó «La declaración de Amsterdam». Y se hizo tan popular, que la clase política de este país adoptó la moda de «descorbatarse», siguiendo el ejemplo del Príncipe. Éste, no obstante, consideró después que sus deberes le obligaban a usar la corbata y volvió a anudar ésta en torno a su cuello. Y de inmediato, los políticos tuvieron que emular también la rectificación del Príncipe.
Una de sus últimas apariciones en público fue cuando él y la Reina anunciaron en televisión el compromiso matrimonial del Príncipe Guillermo Alejandro con la argentina Máxima Zorreguietia. La novia del Príncipe Guillermo Alejandro también se enfrentó a una primera reacción de hostilidad de la sociedad holandesa, que no veía con buenos ojos la entrada en la Casa Real de la hija de un ministro de la dictadura argentina. Por más que éste fuese titular de Agricultura y estuviese considerado como un «técnico» más que como un político. Tembloroso, sonriendo afablemente, pero con visibles señas de debilidad física, el Príncipe Claus aconsejó a su futura nuera que aprendiese la lengua neerlandesa, y que, con paciencia, se imbuyera de las costumbres del que iba a convertirse en su nuevo. Fue justamente lo que él había hecho 35 años antes. Y con muy buen resultado.
La humildad con la que siempre desempeñó el cumplimiento de su deber asombró a los holandeses. Ejemplo de este comportamiento fue cuando en 1997 pidió a la población de los Países Bajos que no celebrase su cumpleaños, como había hecho e años anteriores, ya que su aniversario coincidía con el funeral de la Príncesa Diana.
La sociedad en duelo
El Príncipe Claus debió ser ingresado en la unidad de cuidados intensivos hace dos semanas, a causa de una infección de garganta. Sus tres hijos se encontraban a su lado en el momento de su fallecimiento. Y el primer ministro holandés, Jan Peter Balkenende, anunció al país la muerte del Príncipe en una alocución televisada. En cuanto fue anunciado su fallecimiento, la televisión y la radio comenzaron a emitir programas especiales sobre el Príncipe que había enfermado en numerosas ocasiones durante los últimos años. El suyo será el primer funeral real que tenga lugar en Holanda tras el organizado para la Reina Guillermina en 1962.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.