Sociedad

null

Hemeroteca > 07/03/2008 > 

El Gobierno británico prohibirá el agua embotellada en los ministerios

EMILI J. BLASCO. CORRESPONSALLONDRES. Todos los funcionarios británicos, puede que hasta el primer ministro, van a beber agua del grifo. No lo harán por el deseo de ahorrar dinero de los

Actualizado 07/03/2008 - 12:48:35
Todos los funcionarios británicos, puede que hasta el primer ministro, van a beber agua del grifo. No lo harán por el deseo de ahorrar dinero de los contribuyentes, sino para reducir las emisiones contaminantes que supone la distribución del agua embotellada, en ocasiones dispensada a miles de kilómetros de su origen.
En el próximo debate sobre los Presupuestos, el ministro de Economía y Hacienda, Alistair Darling, se hará servir agua del grifo en el vaso que le ponga el ujier para aliviar su larga intervención ante la Cámara de los Comunes. Será el signo más simbólico del cambio, anunciado ayer por el secretario del Gobierno, Gus O´Donnell, quien indicó que ya no habrá botellas de agua sobre la mesa del Consejo de Ministros, sino jarras llenadas en el grifo. También se dejará de comprar agua en todos los Ministerios, siguiendo una política que ya habían comenzado el Departamento de Medio Ambiente y el de Industria.
Lo que no había podido conseguir la carestía de la vida, y el cada vez más elevado precio del agua embotellada, lo ha logrado el deseo de combatir el cambio climático. Según los expertos, el agua del grifo es responsable de 300 veces menos emisiones de CO2 que las que se derivan de la producción, embotellamiento y transporte del agua mineral. Y el precio de ésta es unas 500 veces más alto.
«Londres en grifo»
Como ha puesto de manifiesto el alcalde de Londres, Ken Livingstone, que ha lanzado la campaña «London on Tap» -lema que literalmente significa «Londres en grifo», pero que también juega con la evocación de la expresión «on top», con la idea de estar encima, en la cúspide-, hay marcas de agua embotellada que se venden en la capital británica que llegan desde las partes más distantes del planeta, como una determinada empresa que las trae de Nueva Zelanda.
Livingston ha pedido a los londinenses que no se avergüencen de pedir agua del grifo en pubs y restaurantes. De hecho, en establecimientos del Reino Unido no especialmente caros no resulta extraño que el cliente pida agua del grifo.
Por su parte, la asociación británica de productores de agua embotellada rechaza que ésta pueda considerarse mala para el medio ambiente.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.