Cultura

Cultura

Hemeroteca > 07/03/2004 > 

La Edad de Oro de la ilustración española, en la Biblioteca Nacional

Actualizado 07/03/2004 - 02:15:32
Fragmento de un dibujo de Bosch presente en la muestra (colección ABC)
Fragmento de un dibujo de Bosch presente en la muestra (colección ABC)

MADRID. La exposición «Veinte ilustradores españoles (1898-1936)», comisariada por Federico Moreno y que se puede visitar en la Biblioteca Nacional hasta el próximo 25 de abril, constituye un hermoso encuentro con un universo perdido. En estas 300 obras, que el comisario define como «la Edad de Oro de la ilustración gráfica española», se pueden descubrir auténticas joyas enmarcadas en el modernismo del Art Decó y en auténticas incursiones vanguardistas. Los nostálgicos podrán disfrutar con el primer ejemplar del TBO, que apareció en 1917, y con todo tipo de carteles publicitarios, cromos, postales y dibujos. Recopilar este material ha costado gran esfuerzo y han contado con la colaboración de 30 instituciones, bibliotecas, museos y coleccionistas particulares, así como el Círculo de Bellas Artes, el Ateneo de Madrid o el archivo gráfico de ABC.

Entre los participantes figura Narciso Méndez Bringa (1868-1933), uno de los ilustradores más emblemáticos de ABC y Blanco y Negro. Era uno de los preferidos por los escritores por la fidelidad con que interpretaba gráficamente sus textos. Francisco Sancha (1874-1936) encontró dificultades en nuestro país, porque su trazo, un tanto descarnado, pudo resultar demasiado agresivo para el gran público. Se fue a París y encontró las puertas abiertas en los grandes magazines franceses. A su regreso comienza a colaborar en Blanco y Negro. Inocencio Mediva Vera (1876-1918) es uno de los últimos grandes ilustradores costumbristas. Describe los problemas de la gran ciudad con un sutil humorismo.

Máximo Ramos (1880-1949) descubresu actitud contestataria y crítica respecto a la sociedad que le rodeaba. K-ito (1890-1984), que empezó como torero con el nombre de guerra de «Caito de Jaén», se caracterizaba por sus volúmenes geométricos, mientras que Echea (1884-1959) utiliza el humor como arma. Emilio Ferrer (1899-1970), un auténtico genio que realizó los decorados de la primera película en color, se convierte en el símbolo de la modernidad. Carlos Sáenz de Tejada, con un brillante prestigio internacional, llega a ilustrar las crónicas de moda de Teresa Clemenceau, hija del presidente francés, que publica en nuestro país Prensa Española, mientras que Ferrán Bosch (1908-1987), número uno en su época, publica en «Vogue» y Blanco y Negro, colabora con Balenciaga y Dior y termina su carrera en EE.UU. en «Harper´s Bazaar».
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.