Economía

null

Hemeroteca > 06/04/2002 > 

El Banco de España acusa al BBVA de haberle facilitado «información limitada»

El acta de inspección del Banco de España a las cuentas secretas del BBVA señala en numerosas ocasiones que la entidad supervisora no ha podido verificar ni el origen ni el destino de buena parte de los fondos que mantenía en cuentas en paraísos fiscales, por lo que sigue abierta la investigación.

Actualizado 06/04/2002 - 00:43:33
MADRID. El expediente de la Comisión Ejecutiva del consejo del Banco de España en la que se da cuenta del acta de la inspección de la autoridad supervisora se detallan las cuentas secretas que el BBV mantuvo tanto en Jersey como en Lietchenstein y detalla algunas de las entradas y salidas de fondos que se produjeron en las mismas. Pese al relato del recorrido del dinero, el Banco de España concluye, en innumerables ocasiones, que de la versión recogida de directivos del banco y de los papeles entregados «no se ha podido acreditar el destino» de los fondos.

El propio expediente reconoce que «los servicios de Inspección no han podido realizar aún una verificación de la evolución de los fondos de dicha estructura (en referencia a Amelan Foundation, de Lietchestein, u el trust T.532, en Jersey). Dicha verificación está pendiente de un trabajo previo de ordenación y validación que se ha encargado al BBVA en escrito del 24 de enero de 2002».

No obstante, el propio expediente señala que la falta de una verificación detallada de los movimientos de la cuenta se deben, por un lado, al «dinamismo de la gestión» y, por otros, «a las limitaciones de la información facilitada por BBVA».

Estas limitaciones pueden provocar que la entidad sea acusada de obstrucción a la labor de la inspección del Banco de España, una falta administrativa reconocida como tal en la Ley de Disciplina e Intervención de las Entidades de Crédito. De hecho, además de los 16 expedientes abiertos por el Banco de España a 12 antiguos miembros de la comisión delegada permanente del consejo del BBV y cuatro antiguos directivos, el propio BBVA es sujeto de un expediente.

El acta de la inspección está construida, básicamente, con declaraciones de Emilio Ybarra e informes entregados por la entidad. En sus contestaciones, Ybarra se declara como responsable de la mayor parte de las decisiones de traslados de fondos, con excepción de los que proceden del antiguo Banco de Vizcaya. Asimismo, señala como copartícipe a Pedro Luis Uriarte en dos operaciones concretas: la compra de acciones de Argentaria, banco del que llegó a tener no menos de un 4,3% en 1997, y el cargo de unas pérdidas del banco con operaciones de tesorería, que fueron cubiertas con dinero en las cuentas secretas. El acta de inspección concluye que, sobre esta operación, «no existe más acreditación que las afirmaciones del Sr. Ybarra en los escritos de contestación al Banco de España».

La relación entre los movimientos de las cuentas y Argentaria tiene que ver mucho con el momento en que se hacen. Las compras de acciones se hacen antes de que el Gobierno decida la privatización del último 25% de Argentaria mendiante OPV, no en subasta a sobre cerrado, como temían. A la vez, resulta muy llamativo que los directivos del BBV decideran en julio de 1999 dejar de mover ellos la cuenta secreta de Lietchentein y que la lleve UBS. Cuatro meses después se vio abocado a la fusión con Argentaria.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.