Toledo

null

Hemeroteca > 06/03/2006 > 

LA JUDERÍA MENOR

Actualizado 06/03/2006 - 03:16:29

DESDE El ALCANÁ

JOSÉ ROSELL VILLASEVIL

El mercado judío de la vieja Alcaná de Toledo era, posiblemente desde la época de la dominación árabe, el centro neurálgico, el hormiguero, la colmena humana que hacía de la ciudad preclara de Castilla espejo nostálgico de las urbes de Oriente. Colorismo. Más de doscientos puestos y tenduchos abigarrados en torno a las frías paredes nórdicas de la Iglesia mayor, mezcla fabulosa también de infinitas y sugestivas mercaderías, poblaban el espacio que hoy ocupan las calles de Hombre de Palo, Sinagoga, Sal, Callejón del Fraile, Cuatro Calles y Chapinería...

Gritaban tanto los mercaderes y, quizá también su regatona clientela, que el cardenal Tenorio se vio precisado, allá por los finales del siglo XIV, a adquirir del modo que fuese -el fin para él debía de justificar cualquier medio- el lugar para «poder facer claustro».

Es por ello que cuando venga Cervantes tras las huellas de Cide Hamete Benengeli en 1605, el viejo Alcaná se ha reducido y cabalga calle de la Cordonería arriba, hasta la Ropería que hoy conocemos como Cuesta de Belén.

«Estando yo un día en el Alcaná de Toledo», nos dice en primera persona tratando de atenuar el misterio que el Quijote tiene empeñado en Toledo...

Hasta el reciente derribo de la casa número uno del Comercio, esquina Cuatro Calles y Cordonerías, que fue tienda de «Música Blanco», ha permanecido sobre su fachada (zona de Cordonerías) una placa cuyo texto singular informaba: «Aquí daba comienzo el Alcaná en época de Cervantes». Surgió un nuevo edificio en el lugar del antiguo y ahora, la Concejalía de Cultura, se dispone a renovar la placa desaparecida. Será un hecho digno del mejor encomio.

Un feliz comercio moderno engalana el entorno que no quiere recordar, al parecer, tan gloriosos tiempos pretéritos. Tan sólo una minúscula tiendecita de caprichos y objetos de plata, en la calle Hombre de Palo, lleva el título de «Alcaná». Es posible que las dos chiquillas que lo regentan, Ana y Laura, sean descendientes de aquellas preciosas sefardíes que otrora habitaron la Judería mayor.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.