Opinión

Hemeroteca > 04/11/2007 > 

El disgusto de la leche

El indicador adelantado de precios del INE a fin de mes, alumbró para octubre un

Actualizado 04/11/2007 - 07:48:17
El indicador adelantado de precios del INE a fin de mes, alumbró para octubre un sorprendente 0,9, que puso de los nervios a cuantos andan ocupados en semejantes guarismos. Esperaban un 0,4, incluso alguna décima adicional, que llevara el IPC interanual al 3,2%, pero ese medio punto adicional e inesperado, hasta el 3,6% anual, fue un jarro de agua fría en las expectativas. En Hacienda empezaron a hacer cuentas sobre el coste en pensiones de esa desviación, ya que a razón de 140 millones de euros por décima, cinco adicionales elevan la factura, con efecto permanente, en 700 millones, ¡un pico!, además de los 1.500 ya previstos por la desviación del IPC en un punto sobre el estimado o deseado.
El dato adelantado apenas permite hurgar en sus pliegues, no hay tablas de desarrollo ni muchos detalles adicionales para buscar explicaciones. Así que habrá que esperar al dato de IPC del día 14, para ir al fondo de los datos y estimar si puede llegar un efecto devolución en el inmediato futuro. Porque todo indica que la inflación subyacente, la que excluye la volatilidad de energía y alimentos frescos, se mantiene estable en torno al 2,7%.
Apuntan que la mitad de la subida de octubre se apellida petróleo (el barril de crudo, y por tanto el metro cúbico de gas, están a punto de alcanzar cotas históricas de precio en dólares y muy cerca de máximos en euros). Y la otra mitad tiene que ver con los alimentos, sometidos desde hace meses a la presión de una demanda extraordinaria de cereales que incide en los costes de producción de toda la cadena alimenticia por el impacto sobre el precio de los piensos.
La investigación de precios en mercados dice que leche, huevos, pan, pollo... epígrafes muy importantes en la cesta de la compra que mide el IPC, han conocido subidas de precios que van del 10 al 33% en términos anuales. Datos contundentes que provocan una subida en escalón del IPC, con incidencia en las economías más modestas, aquella en las que el componente alimentación tiene mayor impacto.
Contra esa tendencia alcista de los precios de productos básicos sólo cabe responder con más oferta y con más mercado. Estrategias que no son inmediatas, que requieren de tiempo de maduración. Lo que no sea más mercado no será efectivo ni permanente.
Pero convendría analizar más a fondo las razones por las que los demás países de la zona euro, que compran petróleo en los mismos mercados que España y se surten de alimentos de forma semejante, registran un efecto inflacionario de medio punto para el mismo período de tiempo y con el mismo procedimiento de cálculo, mientras que para los españoles el efecto es doble.
En Italia la fiscalía investiga un posible pacto colusorio del sector de pasta para conspirar por el alza de los precios. Aquí sería deseable que la reformada Comisión Nacional para la Competencia diga y haga algo, que acredite efectividad. Una cierta dosis de ejemplaridad para evitar despistes interesados.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.